“Dheepan”, de Jacques Audiard gana una inesperada Palma de Oro

. Cannes (France), 24/05/2015.- (L-R) French actress Emmanuelle Bercot (Best Performance by an Actress for 'Mon Roi'), French director Jacques Audiard (Golden Palm award for 'Dheepan') and French actor Vincent Lindon (Best Performance by an Actor for 'La
|

Jacques Audiard se llevó ayer una inesperada Palma de Oro de Cannes por “Dheepan” en un palmarés muy francés, que dejó fuera a una de las películas favoritas, “Youth”, de Paolo Sorrentino, y tuvo en el actor Vincent Lindon al más emocionado de los ganadores de la 68 edición.
El jurado presidido por los hermanos Coen desveló ayer un palmarés que incluía casi todos los filmes mejor recibidos este año en Cannes, pero no en las categorías que se esperaban.
“Saul fia” (“Hijo de Saul”) consiguió el Gran Premio del Jurado; “The Assassin”, del taiwanés Hou Hsiao-Hsien, el de mejor director; “The Lobster”, del griego Yorgos Lanthimos, el Premio del Jurado; el mexicano Michel Franco el de guion por “Chronic” y los de interpretación femenina para Rooney Mara (“Carol”) y Emmanuelle Bercot (“Mon roi”).
Los hermanos Coen aseguraron, en rueda de prensa, que todos los miembros del jurado –que incluían al director mexicano Guillermo del Toro y la actriz española Rossy de Palma– se quedaron “entusiasmados” por “Dheepan”, que consideraron una “una película magnífica”.
Junto a la Palma de Oro para la película de Audiard –bastante contestada en la sala de prensa– sobre dos inmigrantes ceilandeses, la gran ganadora de la noche fue “Saul fia”, una valiente y espectacular ópera prima del húngaro László Nemes.
Una historia sobrecogedora sobre los judíos del campo de concentración de Auschwitz que ayudaban a los nazis a limpiar las cámaras de gas.
“En este filme queríamos hablar a nuestra nueva generación de la aniquilación de los judíos de Europa”, afirmó un emocionado Nemes, que destacó las dificultades a las que tuvo que hacer frente para poder hacer este filme. “Es la magia del cine”.

“Dheepan”, de Jacques Audiard gana una inesperada Palma de Oro