“Hoy casi nadie tiene un equipo de música en su casa”

|

Aparcarán mañana la furgoneta en A Travesía da Torre, en una de las salas más emblemáticas de la ciudad que vio marchar hace tiempo a dos de sus integrantes, Santi Vaamonde y Kiko Evia. Hoy regresan para presentar a las 22.00 horas en la Mardi Gras su nuevo EP “Nunca hubo democracia” y confirmar que su evolución sabe a contemporáneo. Cuenta Vaamonde que irrumpieron en 2011 con un sonido primigenio que se alió con lo clásico: “Era rock del siglo XX, blues, country... y una voz que recordaba al rap”. Sin embargo, el fraseado se ha pulido con el tiempo, afirma, y el resultado es “más musculoso”. Irradia energía. Por su parte, el título del trabajo nada tiene que ver con el régimen que proclama “libertad”. Es una frase de un tema que “nos pareció muy impactante, pero que no se refiere a la democracia como tal”. 
Su efecto pasillo colinda con canciones que tratarán de ventilar por todo el estado. La primera fecha festivalera los llevará al Let’s Festival de Hospitalet, pero seguirán intentado cubrir huecos en el calendario. En este sentido,  Vaamonde anima a la gente a comprobar el cambio en directo, que “es donde realmente ganamos”, en un momento donde la calidad se ha cambiado por rapidez y “hoy casi nadie tiene un equipo en su casa y lo escucha todo por el móvil o el iPod o el ordenador”. Esto hace que “lo que los músicos se esfuerzan para grabar” se esfuma en el proceso y “se avanza en el acceso a la música, pero la escucha es peor” y “salvo el coche, la tecnología es sinónimo de empeoramiento”. Por esta razón, en la edición del EP pudo más la nostalgia que lo económico: “La mayoría lo descargan en las redes”, pero también se envían desde www.ladoblefila.com. 
En él, el oído puede comprobar cómo Lichis de La Cabra Mecánica afila su voz y la pone al servicio de un estilo más heavy. Su colaboración viene dada por el trabajo de producción del guitarrista Fernando Polaino en ‘Viernes de rencor’. Lichis escuchó el disco y le gustó mucho, “pero ya estábamos masterizándolo, así que con este le enviamos el tema y aportó su grano de arena”. Para Santi, el contraste con su vocalista Pablo Espadas es muy bueno y la fusión resulta en medio de un todo, que va hasta lo actual. La Doble Fila le ponen música a relatos, composiciones narrativas que se pegan a la suela de los zapatos y provocan movimiento en los pies.

“Hoy casi nadie tiene un equipo de música en su casa”