El sabotaje de un ambulancia impide a siete enfermos abandonar el Oncológico

|

El conflicto laboral que vive desde hace semanas el sector de las ambulancias está afectando a algunos usuarios, que se ven perjudicados por los actos de sabotaje que la Federación Gallega de Empresarios de Ambulancias (Fegam) achaca a los trabajadores. El viernes, siete enfermos de cáncer que habían viajado desde Lugo para recibir tratamiento de radioterapia en el Oncológico tuvieron que retrasar su viaje porque las ruedas del vehículo que les iba a llegar a casa estaban todas pinchadas.

El suceso tuvo lugar a las seis y cuarto de la tarde, y tuvieron que esperar tres horas para poder salir a la ciudad de las murallas. La espera fue tan larga porque, debido a la huelga que se convocan todos los jueves y viernes, solo hay tres ambulancias de servicios mínimos para atender este tipo de trasladados. Los enfermos hicieron patente su malestar por el hecho de verse atrapados en un conflicto laboral. Se trataban de dos mujeres de unos cuarenta años de edad y de cinco pensionistas de alrededor de setenta años. Todos deben realizar este viaje cinco días a la semana hasta que concluya su período de quimioterapia.

 

condena

La conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, ya había condenado actos parecidos, considerando que “pon en risco a saúde dos cidadáns de Galicia que puideran necesitar da atención deste servizo”. Por su parte, los sindicatos siempre han negado cualquier implicación por su parte, dado que consideran que estos ataques perjudican la imagen de los trabajadores y exigen a la patronal que plantee un nuevo convenio .

El sabotaje de un ambulancia impide a siete enfermos abandonar el Oncológico