Los constructores crearán empleo y mayor recaudación pública este año

El Ideal Gallego-2016-01-07-003-18306719
|

“La incertidumbre política no nos beneficia nada pero si no pasa nada grave esperamos comenzar a superar la crisis”. El secretario general de Aproinco, Juan José Yáñez, no tiene dudas al avanzar las expectativas de sus compañeros. “Parece que 2016 será el año de la consolidación de la recuperación”, aclara, aludiendo a la ligera curva ascendente que han detectado durante todo el año 2015. 
Además de a la reavivación del consumo, agradecen su situación a la decisión de las entidades financieras de permitir que los créditos hipotecarios –para que los empresarios afronten una nueva promoción o ayudas para los compradores finales– vuelvan a fluir poco a poco. Aunque ello vaya aparejado a un control mucho mayor al de antes del estallido de la burbuja del ladrillo. “Esto es complementario, una de las partes no funciona sin la otra”, recalca el representante de los promotores. 
Como ahora sí que existe una simbiosis cree que la “mejoría” se hará patente en el ejercicio que comenzó hace apenas unos días. 
Según valoran los asociados de Aproinco, los objetivos son volver a construir y, en consecuencia, que se creen más empleos y que “aumente la recaudación” en ayuntamientos como A Coruña. Ello irá aparejado al avance de la burocracia para permitir la edificación en terrenos libres, pues el colectivo ya ha advertido en varias ocasiones de que falta suelo urbanizado en el que se pueda entrar a trabajar de manera inmediata.
Pese a todo, están “esperanzados en que se consolide definitivamente y aumente tanto el número de nuevas operaciones como las ventas”. A nivel global, Yáñez reflexiona: “Este año ha sido de cambio, en el sentido de  que desde que entramos en crisis en 2007, no dejamos de caer hasta 2015 y el saneamiento de las entidades financieras ha permitido el cambio de tendencia”. 

acuerdos casi cerrados
Incluso la visita del presidente de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) o banco malo a la ciudad ha servido para impulsar los proyectos de los constructores.
“Como consecuencia de aquella reunión distintas empresas han iniciado contactos sobre activos interesantes, tanto físicos como financieros”, destaca el secretario general. Así se estudia la recompra de deudas financieras antes de que pasen a otras entidades. Hay muchas promotoras que, a su vez, buscan solares con características interesantes para levantar edificios o inmuebles que quedaron a medio construir por culpa de la recesión que empezó hace ocho años.

Los constructores crearán empleo y mayor recaudación pública este año