Una ordenanza regulará los accesos y las actividades que se permiten en las playas

El paso a los arenales solo se cierra hasta el momento en caso de alerta roja por temporal javier alborés
|

  Un nueva ordenanza podría regular tanto la actividad como el acceso –diurno y nocturno– a los arenales de la ciudad. Esta es una de las propuestas que se incluyen en el borrador elaborado por la comisión técnica de la junta local de Protección Civil para incrementar la seguridad en la Ensenada del Orzán. Así lo adelantó ayer el portavoz municipal y teniente de alcalde de Movilidad y Seguridad, Julio Flores, que explicó que no será hasta la próxima reunión de la junta –para la que todavía no hay una fecha cerrada– cuando se debata su aplicación.

Flores señaló que las acciones adicionales planteadas por los expertos pasan también por “un incremento de los elementos informativos” en las inmediaciones de las playas. Según el concejal popular, otras ciudades de España cuentan con ordenanzas reguladoras de los arenales y aplican diferentes medidas para reforzar la seguridad en estos espacios, pero asegura que la comisión de expertos lo que hará será redactar un “traje a la medida” de las características de la bahía coruñesa.

Fue el pasado 7 de febrero cuando la junta de Protección Civil celebró su primera reunión, 28 años después de su constitución. El encuentro estaba marcado en la agenda municipal antes de que tuviese lugar el trágico suceso de la madrugada del 27 de enero, en el que tres policías nacionales fallecieron en el Orzán cuando trataban de sacar del agua al estudiante eslovaco Tomas Velicky, que también falleció en el mar. En ese momento, el Ayuntamiento anunció que encargaría a los técnicos de Protección Civil y de Salvamento Marítimo la tarea de revisar, al amparo de la junta local, tanto el operativo desarrollado durante el suceso, como las posibles mejoras de la seguridad.

 

Sentido común > Flores siempre insistió en que las medidas que estaba aplicando el gobierno local eran las mismas que se estaban desarrollando en otras playas con condiciones similares a las de las coruñesas. Aún así, el director de Seguridad, Germán Lago, viajó en febrero a Gijón y Santander para reunirse con sus homólogos en estos municipios, y ver si existía la posibilidad de incrementar la seguridad en la Ensenada del Orzán con alguna iniciativa adicional.

El portavoz municipal apeló en varias ocasiones al sentido común como la mejor arma para proteger a los vecinos de las embestidas del mar en el Orzán y Riazor. Tal y como se explicó en su momento, pese al oleaje que se registró la madrugada del 27 de enero, el Ayuntamiento aplicó en los arenales el protocolo de actuación que determina la Xunta, que solo obliga al cierre de los mismos en caso de que haya alerta roja. Al margen de esto, el acceso a las playas está permitido a los ciudadanos en todo momento.

Una ordenanza regulará los accesos y las actividades que se permiten en las playas