Las matriculaciones de vehículos crecieron casi un 13% durante 2015

El número creciente de vehículos es un problema para una ciudad con pocas calles anchas y en la que las plazas de aparcamiento escasean pedro puig
|

Aunque para muchos 2015 ha sido un año para olvidar, no cabe duda de que ha traído consigo el primer atisbo de recuperación económica. Uno de los indicadores más fiables, la compra de vehículos, creció de forma significativa durante el pasado año, en el que los coruñeses se han lanzado, literalmente, a comprar coches, nuevos o seminuevos. Las estadísticas municipales apuntan a un crecimiento del las matriculaciones de entorno al 13%, llegando en 2015 a casi 138.000 vehículos matriculados en el municipio coruñés.
Este dato revela un cambio de tendencia que se había percibido en los últimos años, en los que la crisis económica había golpeado al parque móvil coruñés, que no había dejado de caer. Solo en los últimos dos años de crisis, de 2012 a 2014, un 4%. Aunque la depresión económica aún se mantenga, la recuperación incipiente parece un hecho, si los coruñeses pueden comprometerse en un gasto tan importante como es el de la compra de un vehículo. 
El 80% de los vehículos matriculados son turismos, lo que prueba que los coruñeses siguen apreciando la independencia a la hora de desplazarse. El problema es que esta tendencia choca directamente con los planes que se impulsan del Ayuntamiento. Desde hace años, en María Pita se devanan los sesos elaborando políticas que inciten al ciudadano a abandonar su vehículo y subirse al transporte público o, simplemente, caminar. Todos los concejales de Movilidad, sea cual sea su signo político, mantienen que ésa es la tendencia que se sigue en otras ciudades, aquellas que se consideran más avanzadas en este campo. 
Los expertos señalan siempre que la única forma de convencer a la gente de que abandone su coche (nuevo o no) por el bus, es conseguir que este lleve a su destino al viajero con más rapidez, ahorrándole además el pesado trámite del aparcamiento. Para conseguirlo, se han ensayado varios métodos: durante el bipartito encabezado por Javier Losada, el entonces concejal de Movilidad José Nogueira (2008), supervisó la instalación del polémico carril bus, que recorría Federico Tapia, y San Andrés. 
A pesar de que las estadísticas que presentaron los socialistas apuntaban a que el carril funcionaba, las fuertes críticas que generó entre comerciantes y algunos sectores vecinales, que habían visto desaparecer numerosas plazas de aparcamiento, fue aprovechada por el PP, que convirtió su retirada en una de las promesas que les llevaron a la victoria electoral de Carlos Negreira en 2011. 
Su teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana y Tráfico, Julio Flores, y la concejala de Movilidad, Begoña Freire, presentaron lo que consideraban una alternativa menos agresiva: la vía prioritaria. Para asegurarse de que se eliminaría la doble fila, uno de los principales problemas para la circulación de los buses, se instalaron numerosas cámaras de seguridad.
A pesar de todo, los conductores de los buses señalan que conducir por San Andrés (una de las principales vías por las que discurren las líneas que atraviesan el centro) es difícil en hora punta, lo que no ocurría con el carril bus. El Gobierno del PP también convirtió en zona 30 gran parte de los barrios de Os Mallos, Sagrada Familia y Agra do Orzán e incluyó un carril bici. Negreira trató de conciliar la recuperación de las calles para los peatones, una de las directrices principales del nuevo urbanismo, con la fluidez en la circulación en su proyecto de La Marina, que resultó ser igualmente polémico, sobre todo tras el cambio que trajo en el Gobierno local las elecciones del año pasado. 
 
mas los del área
Al problema de los turismos matriculados en la ciudad hay que sumar los que acuden diariamente desde el área metropolitana a través de Alfonso Molina y, en menor medida, de la Tercera Ronda. Las últimas estadísticas facilitadas por el Ayuntamiento aseguran que ha descendido en los últimos tiempos, pero aún así  ronda los 100.000 diarios. 
El Gobierno de Xulio Ferreiro considera que cada vez menos coches circularán por Alfonso Molina, sobre todo cuando se construya el Vial 18, que unirá la Tercer Ronda con la AP-9, de ahí que haya tratado de evitar que el Ministerio de Fomento amplíe la avenida. Además, quiere mejorar el transporte público interurbano. 
La última medida para descongestionar la ciudad fue el  parking disuasorio de Lonzas, que se inauguró el 23 de octubre. La Consellería de Infraestruturas invirtió  566.000 euros para destinar 176 plazas gratuitas en un terreno situado en las inmediaciones de la Tercer Ronda. Puede que este sitio sea, a día de hoy, el único donde se puede encontrar siempre un lugar donde estacionar el vehículo.

Las matriculaciones de vehículos crecieron casi un 13% durante 2015