Carles Gil no podrá jugar ante Alavés y Espanyol por un esguince

|

El fantasma de las lesiones ha vuelto para acechar a Carles Gil cuando estaba viviendo un momento dulce con el Deportivo, tras ser titular indiscutible en los últimos partidos.
El jugador valenciano, aquejado de molestias en su pierna izquierda, fue sometido ayer a pruebas médicas por parte de los facultativos del club, que le diagnosticaron un esguince del ligamento lateral externo de su rodilla izquierda.
Una dolencia que supone un revés en su progresión con el equipo y que le obligará a frenar. Debido a este contratiempo, Gil será baja segura para los encuentros ante el Alavés de Copa (el martes 3 a las 21.15 horas) y el de Liga, frente al Espanyol (el viernes 6 a las 20.24 horas). 
El jugador estará unos días en reposo deportivo, con tratamiento médico y de fisioterapia. Seguidamente, y siempre en función de la evolución y las sensaciones del futbolista, pasará a la siguiente fase, de readaptación deportiva. En esta nueva etapa estará a las órdenes del readaptador Fran Molano. Este será el paso previo para el progresivo regreso a los entrenamientos con el grupo.
No auguraba nada bueno que el futbolista se retirase este jueves, el día de la vuelta al trabajo, de forma prematura. Carles sintió unas molestias en su rodilla zurda, una pierna que ya le había dado quebraderos de cabeza en el pasado, y se retiró antes en compañía de los médicos del club coruñés.
Ayer el futbolista no se ejercitó con sus compañeros, lo que hizo saltar las alarmas sobre una posible recaída. Curiosamente fue en esa articulación sobre la que sufrió un golpe, en el último encuentro de Liga ante Osasuna, que se saldó con una contundente victoria herculina (2-0).
El futbolista sufrió una dura entrada de Clerc y tuvo que retirarse momentáneamente del campo, acompañado de los facultativos blanquiazules, y con una leve cojera. Pese a la contusión, Gil pudo finalizar el encuentro sin problemas. Su rodilla, desgraciadamente, ha vuelto a pedir reposo y el valenciano tendrá que iniciar ahora el proceso de recuperación.

un nuevo parón
No es la primera vez que el futbolista cedido por el Aston Villa se tiene que quedar en el dique seco. Sus inicios en el Deportivo fueron algo irregulares. Tras disputar la primera jornada ante Eibar (2-1) y la tercera ante el Athletic también en Riazor (0-1), el jugador valenciano sufrió una lesión de grado I en el bíceps femoral de la pierna izquierdo el 26 de septiembre que le obligó a parar. Regresó en la novena jornada, casi un mes después (el 23 de octubre)para medirse al Celta de Vigo (4-1) y tras ese partido desapareció de los onces. Reapareció más de un mes después, el 26 de noviembre. Fue suplente en La Rosaleda y su irrupción en el campo supuso el revulsivo que necesitaba el equipo, que se quedó a un paso de la remontada.
Garitano le dio la alternativa y fue titular tanto en la derrota de Copa del Rey, por la mínima, ante el Betis, como en la del Bernabéu, como en las victorias frente a la Real Sociedad (5-1) y la última contra Osasuna (2-0). 
El técnico vasco le dio descanso en la vuelta copera en Riazor, pero todo hacía apuntar, y más con la marcha de Ryan Babel al Besiktas, que sería titular ante el Alavés. Con su ausencia ya confirmada para ese duelo se abre ahora una nueva oportunidad para Bruno Gama, que consiguió el alta médica de su lesión muscular antes del choque contra el conjunto rojillo.
La baja de Carles Gil, no obstante, supone un revés en una posición que el Deportivo tiene intención de reforzar con alguna incorporación en este mercado de invierno,que abre mañana la veda de fichajes.

Carles Gil no podrá jugar ante Alavés y Espanyol por un esguince