Cuatro ministros de Aznar niegan sobresueldos o mediaciones con las empresas de Correa

Mayor Oreja llega a la Audiencia para prestar declaración | víctor lerena (efe)
|

Cuatro exministros de José Maria Aznar –Javier Arenas, Rodrigo Rato, Ángel Acebes y Jaime Mayor Oreja– negaron ayer ante el tribunal de “Gurtel” haber recibido los sobresueldos de los papeles de Bárcenas y haber mediado para beneficiar a empresas relacionadas con la trama.


Los cuatro declararon ayer como testigos en el juicio de “Gurtel” a petición de Bárcenas, de quien dijeron que nunca les pidió interceder para otorgar ningún tipo de beneficio ni adjudicación a empresa o persona alguna cuando ellos estaban al cargo de sus respectivos ministerios.

Caja B del PP
A iniciativa de la fiscal Concepción Sabadell y de las acusaciones populares, parte del interrogatorio a los exministros se centró en la supuesta caja B del PP, una investigación en espera de juicio que se lleva dentro de una pieza separada del caso “Gurtel”, una circunstancia sobre la que advirtieron, sin éxito, el abogado de Bárcenas.


“No son cantidades que yo haya recibido”, dijo Rato al tribunal, mientras que Mayor Oreja fue más allá al afirmar que no sabe, no le consta y desconoce los 93.000 euros que aparecen en las anotaciones de Bárcenas.
“Jamás he recibido ni un solo euro ajeno a mi retribución (...). Jamás, ni de las personas que citó, ni de ninguna empresa, y le voy a decir además que nadie me lo propuso, lo que me produce una cierta satisfacción”, se ha explayado Arenas ante la fiscal, y Acebes dijo que “nunca” las cobró.


La esperada declaración de los exministros acabó así derivando en un interrogatorio sobre el caso Bárcenas, a pesar de los esfuerzos del presidente del tribunal, Ángel Hurtado, de pedir “prudencia” en sus preguntas para no tocar un caso que, por otra parte y como el mismo magistrado reconoció, es una “ramificación”.

Trato de favor
Sin embargo, las partes, especialmente el abogado del extesorero, también preguntaron sobre el objeto del juicio que les afecta: el supuesto trato de favor a empresas relacionadas con Francisco Correa tanto en actos de campañas electorales como en adjudicaciones públicas de sus ministerios.


Los cuatro negaron que Bárcenas, en su calidad de gerente del partido, o Álvaro Lapuerta como tesorero (a este último no se le juzga por tener demencia senil) les pidieran interceder para conceder contratos públicos.
Arenas es quien más se explayó en su declaración y afirmó que ni Lapuerta “ni nadie” en el partido tenía las atribuciones ni la capacidad de hacer ese tipo de gestiones. El que fuera secretario general del partido entre 1999 y 2003 (le sucedió Acebes en 2004) añadió que cuando llegó al cargo Lapuerta le dijo “de forma nítida y clara” cuáles eran las tres fuentes de financiación del partido –subvenciones, aportaciones de militantes y donativos–, pero también “de forma rotunda” que todo se hacía de manera legal.


“Me añadió una y cien veces que nunca, nunca, el partido recibió una donación a cambio de algo”, aseguró Arenas, que también restó crédito a que el PP pueda tener dinero fuera: “Nunca podía entrar en mi cabeza que el Partido Popular tuviera fondos en Suiza”. Arenas afirmó que “por supuesto” no conocía “ninguna contabilidad B”, pero añadió que en realidad no sabía de “ninguna contabilidad”.

Cuatro ministros de Aznar niegan sobresueldos o mediaciones con las empresas de Correa