El tripartito catalán pidió informes a la agencia acusada de espionaje político

|

El Gobierno catalán ha encontrado tres informes que el tripartito (PSC, ERC, ICV-EUiA) encargó a Método 3 o a alguna de sus diez filiales, e investiga ahora si este grupo, que está en el epicentro del espionaje político destapado en Cataluña, ha suscrito más contratos con la Generalitat tanto durante el mandato de Artur Mas como en los anteriores.

Así lo anunció el portavoz del Govern, Francesc Homs, quien concretó que el más caro de estos informes, de 30.000 euros, fue encargado por la conselleria de Agricultura en 2008, liderada entonces por el socialista Joaquim Llena. Otro de los dossieres data de 2007, aunque no se conoce aún qué conselleria lo solicitó, y se calcula que tanto este como el que en 2009 encargó el departamento de Industria, liderado entonces por el republicano Josep Huguet, costaron menos de 18.000 euros.

Aunque pueda sorprender que una agencia de detectives realice un estudio de este tipo, en su día el tripartito justificó el informe en que tuvo por objeto realizar un estudio financiero sobre el uso de las subvenciones de la Generalitat a las empresas de la avellana, con gran implantación en Reus y Tarragona.

Precisamente en 2009 la Fiscalía pidió a la Generalitat que justificase el encargo de varios informes por parte de diferentes conselleries del ejecutivo catalán, entre ellos el de Método 3, ante la sospecha que podrían tener un “dudosa” utilidad. Pero, la Fiscalía decidió no seguir investigando y descartó la existencia de responsabilidades penales al no detectar indicios de delito.

 

Registro policial

Mientras, tras la detención del director de Método 3 y otros tres detectives, la Policía registró ayer las sedes en Barcelona y Madrid de la agencia y las viviendas de los cuatro arrestados en relación con la trama de supuesto espionaje en Cataluña, donde se incautó de numeroso material informático y documental.

La investigación la lleva a cabo la Policía Nacional a raíz de una denuncia presentada ante este cuerpo por el PP catalán, al considerar que la líder del partido, Alicia Sánchez-Camacho, fue víctima de espionaje durante una comida que mantuvo en el restaurante La Camarga de Barcelona con la expareja de Jordi Pujol Ferrusola.

El conseller de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha considerado una clara “deslealtad” y una “invasión de competencias” el hecho de que se haya mantenido a los Mossos d’Esquadra al margen de las investigaciones, ya que considera que la policía catalana tiene plenas competencias para actuar.

En este contexto, el gobierno catalán acordó crear un grupo de trabajo en el que participarán las consellerias de Presidencia, Interior y Justicia para investigar y coordinar las medidas políticas y legales que sean necesarias ante los presuntos casos de espionaje político en Cataluña.

 

por encargo

A la espera de que en las próximas horas los detenidos pasen a disposición judicial, el abogado de del exempleado Alex Borreguero explicó que su cliente actuó “con el convencimiento de que quien había pedido la grabación era Sánchez-Camacho”. Según el abogado, Borreguero puso un micro en el restaurante La Camarga creyendo que Sánchez-Camacho había pedido que se grabara su conversación con la expareja de Jordi Pujol Ferrusola. “Otra cosa es que sea cierto o no, pero es lo que creía”, añadió.

Por su lado, Sánchez-Camacho afirmó que es “rotundamente falso” que colaborase en las escuchas y anunció que presentará querellas por injurias y calumnias contra quien lo afirme.

Paralelamente, el director del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sanz, afirmó que está dispuesto a comparecer ante el Congreso, como pidió CiU, para demostrar que no ha existido ni existe relación alguna entre el CNI y Método 3.

El tripartito catalán pidió informes a la agencia acusada de espionaje político