Los estudiantes anuncian una huelga por las condiciones de la vuelta a clase

La ministra de Educación, Isabel Celaá, en una sesión de control en el Senado | fernando villar
|

El Sindicato de Estudiantes (SE) anunció ayer que convocará una huelga estudiantil en toda España los días 16, 17 y 18 de septiembre como medida de protesta por las condiciones en que se iniciará el curso escolar 2020-2021. 

En las puertas del Ministerio de Educación y Formación Profesional, la portavoz sindical, Coral Latorre, hizo un llamamiento a todos los estudiantes a apoyar esta huelga para exigir que no se vuelva a repetir el “desastre” de la educación “online” del pasado curso y que se deje de criminalizar a los jóvenes por los rebrotes y por la situación de la educación.

El SE aseguró que va a apoyar todas las movilizaciones convocadas en Madrid por la Marea Verde y las huelgas en la comunidad madrileña, anunciadas por CCOO, UGT, CGT y STEM para los días 9 y 10 de septiembre.

“Los jóvenes queremos volver a clase”, enfatizó no obstante Latorre, que criticó que el Gobierno no invierta en educación un mínimo del 7 % del PIB y propuso un impuesto a las grandes fortunas para dedicarlo a la educación.

Asimismo, el Sindicato de Estudiantes pidió a la ministra de Educación, Isabel Celaá, un plan de rescate de la escuela pública.
Latorre rechazó que la comunidad educativa “vuelva a pagar las consecuencias de una política educativa que fracasó y no forma parte de ningún escudo social”.

También pidieron a Celaá que abra una mesa de negociación con toda la comunidad educativa para que se cumplan las reivindicaciones, empezando por bajada de ratios o la contratación de docentes para lograrlo. 

A falta de un día para la reunión entre Educación, Sanidad y las comunidades para concretar el inicio del curso, Celaá señaló que se están estudiando ayudas para los padres que se queden en casa para cuidar a hijos con Covid-19, a través de un permiso retribuido o baja por enfermedad.  

Sobre otras medidas a consensuar, en la Conferencia Sectorial que se celebra hoy, Celaá insistió en defender el uso de la mascarilla en las escuelas a partir de los 6 años y por un método combinado de toma de temperatura, a la entrada al centro y en las aulas. 

También consideró que “la presencialidad es el concepto general sin excluir otros”, y que si hay que priorizarla “será para infantil y primaria y hasta los 14 años aproximadamente”.  

Por otro lado, consideró que existe una “alarma excesiva” sobre la vuelta al cole mientras que desde la oposición y el movimiento estudiantil se sigue criticando la forma de iniciar el curso. 

Asimismo, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) instó a Gobierno y comunidades a que asuman sus responsabilidades y adopten medidas claras para una vuelta segura al cole y califican de “inadmisible” que se pretenda duplicar el trabajo del profesorado reduciendo ratios de alumnos por aula para mantener la distancia de seguridad, pero sin una dotación adecuada de recursos humanos.  

Por su parte,  el líder del principal partido de la oposición, Pablo Casado, mantuvo un encuentro con los consejeros y portavoces de Sanidad y Educación populares y reclamó al Gobierno un plan con elementos “claros y coordinados” para todas la autonomías, como test diagnósticos para profesores y trabajadores. 

Por su parte, Celaá comparecerá en el Congreso el próximo lunes para explicar las medidas acordadas para el regreso a las aulas de más de 8 millones de niños.

Los estudiantes anuncian una huelga por las condiciones de la vuelta a clase