La oposición vuelve a pedir un pacto de Estado contra la violencia machista tras el caso de Salceda

Carme Adán, Noa Presas y Goretti Sanmartín participaron en una jornada sobre la violencia machista BNg
|

La oposición gallega volvió a pedir ayer un pacto de Estado para luchar contra la violencia machista. Lo hizo un día después de que un nuevo caso, esta vez en Salceda de Caselas (Pontevedra) dejase a una mujer gravemente herida y de que su marido se acabase suicidando.
La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, manifestó su “más enérgica repulsa” por la violenta agresión. Silva expresó “el pesar y rabia” del gobierno provincial porque, “aunque afortunadamente el agresor no logró su objetivo”, se está ante “un nuevo caso de violencia contra la mujer, una lacra insoportable a la que, de forma radical, hay que ponerle fin”.
“Este nuevo intento de asesinato vuelve a dejar muy claro que la sociedad no puede tener una prioridad mayor que ponerse de acuerdo para luchar contra esta locura aún con más fuerza, con más medios y con más recursos”, aseveró.
Al tiempo, reiteró su exigencia de que la Xunta y el Gobierno de España “se tomen en serio lo que está ocurriendo en este país”. “Es lo más grave que vivimos y hay que ponerle freno”, subrayó.
Así las cosas, apeló a la necesidad de “un gran pacto de Estado, una mayor voluntad política y una implicación real para acabar con este desastre”.
Por su parte, el BNG también expresó su condena del “último episodio de violencia de género” ocurrido el viernes. Asimismo, a través de un comunicado, la responsable de Acción Feminista y diputada del Bloque en el Parlamento gallego, Noa Presas, alertó ante el repunte de los casos de violencia de género entre los jóvenes, como muestran “diversos estudios recientes”, en los que se apunta al “grado de tolerancia que la juventud tiene ante comportamientos machistas”.
Así, como recordó Presas, un reciente estudio elaborado por las universidades de Barcelona, Girona y Rovira Virgili denuncia que “el 62% de las universitarias vivieron este tipo de violencia aunque las agresiones denunciadas fue solo del 9%”.
“Hay que atajar de raíz cualquier síntoma o comportamiento machista, hay que combatir la peligrosa idea de que el control sobre tus relaciones personales, de tus comunicaciones por el móvil o por las redes sociales, de tu manera de vestir son una prueba de afecto, interés o amor”, argumentó.
De este modo, anunció que la formación frentista promoverá “acciones a lo largo de todo el país” en colaboración con su organización juvenil, Galiza Nova, para “concienciar a la gente joven ante cualquier situación de violencia machista, en particular de los micromachismos y violencias invisibles que son el primer paso en la escalada de la violencia”.
Se da la casualidad, de que precisamente para ayer el BNG había programado una jornada de trabajo sobre la violencia machista en la que estuvo la propia Noa Presas, así como la exdiputada del Bloque y activista feminista Carme Adán. En ella, Presas, que reivindicó la lucha contra esta lacra como una “prioridad política”, alegó que tras varios años de aplicación de la Ley 22/2007 para la prevención y tratamiento integral de la violencia de género “es el momento de evaluar que modificaciones necesita”. La diputada nacionalista también aprovechó para reclamar “más recursos y más implicación por parte de la sociedad y de las instituciones”.
Por su parte, Carme Adán, “un referente en la lucha contra la violencia de género”, como recordó el Bloque, repasó iniciativas del partido en varios ámbitos que lograron resultados exitosas a la hora de concienciar contra a violencia de xénero, como la del Ayuntamiento de Pontevedra con campañas como #primAcoso, en el que multitud de personas revelaron cómo fueron las situaciones en las que por primera vez sintieron el acoso o la agresión por ser mujeres.

La oposición vuelve a pedir un pacto de Estado contra la violencia machista tras el caso de Salceda