El Ayuntamiento prepara un plan para convertir la ciudad en zona 30

El Ideal Gallego-2014-12-08-003-259da31d

El próximo año se pondrán en práctica lo que queda por aplicar de la última reforma del Reglamento General de Circulación, que implica reducir la velocidad a 30 kilómetros por hora en todas las calles que tengan un solo carril por sentido y el Ayuntamiento ya se prepara para adoptar las medidas pertinentes. Los técnicos del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) ya están elaborando un documento llamado “Coruña 30” con las modificaciones pertinentes que convertirán la experiencia de circular en la ciudad en algo mucho más relajado.
Tráfico ya había elaborado un primer borrador del documento en mayo, pero un dictamen del consejo de Estado retrasó su aplicación. Durante todo este tiempo, las informaciones sobre la reforma destacaban que se aumentaría el límite de velocidad en autopista y autovía de 120 kilómetros por hora a 130, y es cierto, pero la principal reforma se llevará a cabo en las vías urbanas. Así lo explicaba el presidente de la Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, que señala que “se habla de que con la reforma vial se podría conducir a 130 kilómetros por hora, cuando es lo contrario: las carreteras en las que ahora se circula a 100 pasarán a 90, las de 90, a 70, y dentro de la ciudad solo se podrá circular a un máximo de 30”. Aunque en las calles con más de un carril se conservará la velocidad de 50 kilómetros por hora.
La razón de este cambio no es otra que la seguridad peatonal, como revela el presidente de la AEA. “Ha crecido el número de accidentes de tráfico y la velocidad media creció un 1% en el último año. Estamos pisando el acelerador”, asegura. Y A Coruña no es ninguna excepción, porque al Ayuntamiento le preocupa bastante el aumento en el número de atropellos que estropea sus estadísticas: los siniestros de este tipo, que se habían reducido en 2013, se dispararon en lo que va de año, hasta un 21%.
El Ayuntamiento ya puso en marcha una campaña de prevención en la que se informó tanto a conductores como a viandantes de conductas de riesgo, pero justo antes de que acabara, una mujer de 90 años murió atropellada en al calle de Manuel García Canzobre. Era la primera víctima mortal de tráfico en lo que iba de año en la ciudad. Con la introducción masiva de la Zona 30, el Ayuntamiento espera reducir los atropellos e impulsar el transporte público.

Alfonso Molina
Los coruñeses ya tuvieron la oportunidad de comprobar los efectos de la reforma del reglamento de circulación durante el verano, cuando se redujo el margen de error de los radares, lo que provocó una oleada masiva de denuncias por exceso de velocidad entre conductores que circulaban a 88 kilómetros por hora en una zona de 80.  
Y precisamente, los planes del Gobierno es que los españoles viajen mucho más lentamente,   en travesías urbanas como Alfonso Molina, donde se acumulan los siniestros, de manera que se podría rebajar el límite de velocidad hasta un máximo de 50 kilómetros por hora.

El Ayuntamiento prepara un plan para convertir la ciudad en zona 30

Te puede interesar