Reportaje | La tradición financiera de la ciudad a través de la historia del Banco Pastor

El Banco Pastor, Los Cantones y el parque del Relleno en una imagen de 1940
|

En A Coruña las entidades financieras tienen una extensa tradición, hasta el punto que en 1778, se funda en la ciudad la Casa de Banca Jaime Dalmau y Pastor. La semilla de lo que después de convirtió en el Banco Pastor.

Los cambios de denominación social serán constantes en su historia, de modo que en 1900, se denominaba Pedro Barrié y Cía. Más tarde pasa a ser Sobrinos de J. Pastor y el 1 de enero de 1925 asume el título de Banco Pastor S. A, que vino conservando hasta el año 2012 en que se fusiona con el Banco Popular para, cinco más tarde, pasar a manos del Santander. Una operación no exenta de polémica al asumir la última todo protagonismo y causar una importante destrucción de empleo en su masa laboral en A Coruña.    

La historia del Banco Pastor se resume en una saga familiar que se remonta a 1776. Entonces, Jaime Dalmau, un comerciante de origen catalán, funda en A Coruña, una oficina de crédito.

Dalmau compra la fábrica de sombreros del francés Juan Francisco Barrié D’Abadie en 1810, pero  muere al poco tiempo y, en 1819 entra a formar parte del negocio, como socio de la empresa, José Pastor Taxonera que, en 1826, es nombrado director de Dalmau y Pastor.

En 1841 se celebra la boda entre Gertrudis Pastor, hija de José Pastor, con Pedro Barrié Marchesi, hijo de Juan Francisco Barrié, y fruto de aquel matrimonio nacerá Pedro Barrié Pastor.

Cuatro años más tarde, José Pastor compra la participación de los hermanos Dalmau y en 1853 muere José Pastor Taxonera, con lo que asume la dirección su hijo Juan Vicente Pastor.

Corre el año de 1861 cuando se crea la sociedad Pastor Hermanos, de la mano de Juan y José Francisco Pastor.

Pero en 1868 muere  Francisco y entra en la sociedad Gertrudis, fundándose la sociedad financiera José Pastor y Cía. Es entonces cuando José Pastor cede los negocios financieros a su hijo, Pedro Barrié Pastor, que en 1915 es admitido como socio de la sociedad Pastor Hermanos.

 La construcción de la sede del Banco Pastor, en el Cantón Pequeño, ocupando una manzana completa de casas hasta el callejón de San Blas, se inicia en 1918. Considerado como el edificio más alto de España, mantiene esta primacía hasta el final de la década de los años 20 del pasado siglo XX.

 

Marca

La marca Banco Pastor, nace en 1925 y Pedro Barrié de la Maza, es nombrado director general, comprando el Banco de Vigo,.

La primera oficina fuera de Galicia abre en 1942 en la capital de España y, un año más tarde, Pedro Barrié funda Fenosa.

 La Fundación Pedro Barrié de la Maza se crea en 1966, cinco años antes de la muerte de Pedro Barrié en 1971. Es en ese momento cuando accede a la presidencia del Banco Pastor su esposa Carmela Arias y Díaz de Rábago.

En 1975 la entidad bancaria sale a Bolsa y en 1981, la condesa de Fenosa, Carmela Arias, cede su fortuna personal a la Fundación Pedro Barrié.

Al filo del año 1986 se crea el nuevo logotipo del Banco Pastor –sustituye al instituido en 1925– que permanece hasta el 2011 en que se fusiona con el Popular.

En  2001,  la condesa renuncia a su cargo presidencial en el Banco Pastor y nombra como sustituto a su sobrino José María Arias, el nuevo presidente de la sociedad.

Arias será la persona encargada de acabar con el histórico Banco Pastor al fusionarlo con el Popular, mediante acuerdo de 2011, a cambio de una absorción de 1.365 millones de euros.

Las repercusiones de la pérdida de esta entidad financiera para A Coruña son muy negativas en todos sus aspectos. La realidad pudo más que la voluntad de su presidente y en apenas diez años de mandato al frente de la sociedad y tan solo dos, desde el fallecimiento de Carmela Arias, la primera mujer presidente de un Banco en España, su sobrino José María Arias, dio el finiquito a 235 años de historia. A él le tocó liquidar la sociedad, llegando al compromiso de acuerdo el 7 de octubre de 2011.

 

Crisis

La mayoría de la banca, al igual que las Cajas de Ahorros, están inmersas en el gran problema inmobiliario y, pese a que se comenzó a discutir en las postrimerías del año 2006, nadie acertó a dar los pasos precisos en solucionar el grave problema que venía a la banca española encima.

Mientras que el controlador del Banco de España miraba para otro lado, la banca en general se endeudaba fuera de nuestras fronteras, haciendo encender todas las alarmas en el Continente de lo que estaba sucediendo en España.

Lo más grave es que en 2012 la banca en general sigue sin poner al día aquellos devaluados activos y los siguen consolidando en sus balances como entonces se hacía, cuando su valoración actual es un 40% menor desde el año 2008.

El valor del suelo minoró en un 60% desde la misma fecha, por tanto, mientras estos activos no se pongan al día, la banca tendrá un gran problema y los españoles también.

Después de las últimas fusiones en España, el Banco Pastor había quedado muy pequeño, siendo apetitoso para cualquiera de los grandes grupos y el último presidente del Pastor condicionó en sus negociaciones, que el futuro comprador mantuviese en Galicia la marca de Banco Pastor, como enseña natural de la propia ciudad que le vio nacer y de su región que le vio crecer.

 Con esta operación del Grupo Popular resta saber hasta cuando se mantendrá dicha marca en Galicia. Se conocen otros casos, que después de la venta acaban desapareciendo.

El Pastor pasó a manos del “Grupo Santander” con una cuota del 18%, con pésimas consecuencias para el cuadro de personal en la destrucción de empleo neto que se pierde, al acometer un grave ajuste en la masa laboral, de las entidades fusionadas, las que convergen en 79 municipios.

En los últimos veinte años supuso la desaparición en esta entidad, por las diversas regulación de empleo, entre 800 y 1.3000 puestos de trabajo, mientras que otros no tuvieron más remedio que aceptar la recolocación que el banco les puso en ciernes.

A finales del año 2009 la plantilla del Banco Pastor sumaba 4.209 empleados y 611 oficinas, en el 2010 los ocupados eran 4.198 y 605 oficinas en España.

 Por tanto, la incidencia que puede tener negativamente la desaparición del Grupo Banco Pastor, puede ser todavía mayor de la indicada.

Reportaje | La tradición financiera de la ciudad a través de la historia del Banco Pastor