Oleiros se plantea abandonar el Consorcio si se le impide controlar la gestión económica

|

El Consorcio As Mariñas podría encontrarse a las puertas de otro “brexit” tras la advertencia formulada ayer por el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane.
El regidor, en su habitual intervención de los jueves en la emisora de radio local, dijo que el Ayuntamiento se está planteando la continuidad en el seno de la entidad supramunicipal creada a principios de la pasada década y de la que es socio fundador.
El motivo son las objeciones que, según él, se está encontrando para que el departamento municipal de Intervención controle y fiscalice las cuentas del Consorcio.
“Nadie tiene que votar para que el interventor de Oleiros controle la gestión. Estoy percibiendo actitudes que no me agradan”, dijo el regidor, que vincula estos supuestos comportamientos del resto de miembros del Consorcio con la intención de Alternativa dos Veciños de presentar candidaturas en todos los municipios del área metropolitana en las elecciones municipales de 2019.
 

Críticas
García Seoane se muestra muy crítico con el destino final de los fondos económicos del ente, ya que asegura que se invierten partidas en cuestiones e iniciativas que no le competen.
“El Consorcio fue creado para gestionar la recogida de basuras, el servicio de lacería y los servicios sociales, por lo que no tienen sentido más comisiones creadas para gestionar nuevas competencias”, añadió el regidor.
Tribunal de Cuentas
El mandatario local oleirense insiste en que el Ayuntamiento que preside está obligado por ley a controlar la gestión económica del Consorcio, ya que la entidad está adscrita a él.
“Oleiros es el que tiene que rendir cuentas al Ministerio de Hacienda y que no controlase esta comisión sería profundamente contradictorio”, apostilló.
La controversia, si no la polémica, continua servida y por lo que se ha podido constatar por las declaraciones efectuadas esta semana por los implicados la solución no se presume fácil.

Oleiros se plantea abandonar el Consorcio si se le impide controlar la gestión económica