La falta de obras llena el mapa de la ciudad de puntos negros

MAPA
|

El actual Gobierno local siempre ha denostado la política urbanística de sus antecesores. El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, les reprocha haber enterrado millones de euros en “obras faraónicas” como el túnel de La Marina y, por el contrario, haber abandonado a los barrios. Por eso en los presupuestos de 2016 se incluyeron una serie de actuaciones destinadas a mejorar la movilidad de los vecinos. Pero lo que debía ser un punto de inflexión en la gestión del urbanismo se ha visto ensombrecido por la baja tasa de cumplimiento de las obras. 
Un recuento realizado por el BNG arroja un resultado muy negativo: solo se llevaron a cabo el 5% de las obras programadas para el año pasado. Es decir, 54 de 57. 
De esta lista otras 13 sí se realizaron, aunque parcialmente, lo que no es un saldo muy favorable para la Concejalía de Regeneración Urbana. Por su parte, fuentes del Ayuntamiento consideran que esa valoración no se ajusta a la realidad. Aseguran que, a esta alturas de 2017, nueve ya estas finalizadas, tres están en ejecución, y otras nueve ya están adjudicadas. Eso sí, con un considerable retraso con respecto a lo planeado. 
 
demandas históricas
Las obras, incluidas en un informe presentado por la edil nacionalista Avia Neira, incluyen no solo accesibilidad, sino también iluminación, limpieza y pintado, recogidas de pluviales y saneamiento, renovación de áreas infantiles y, en general, pequeñas actuaciones con las que el Gobierno local pretendía responder a lo que llamaron “demandas históricas de los barrios” y eran anunciadas en los encuentros vecinales “Dillo ti” por el propio alcalde, Xulio Ferreiro.
Eso no quiere decir que no se hayan acometido obras en 2016. Se han llevado a cabo actuaciones de mantenimiento del alcantarillado y del firme de las calzadas, así como de las aceras tanto en la zona sur como en la norte, pero el BNG señala que las actuaciones más profundas no se han llevado a cabo en barrios como Monte Alto Os Mallos o en Agra do Orzán, el bario más poblado de la ciudad. En cambio, si se ha acometido otras obras importantes, como un aparcamiento público en el Ágora (provisional). 
En cuanto al motivo de tanto retraso, por un lado está el hecho de que los presupuestos de 2016 no se aprobaron hasta mayo, cuando lo habitual es tenerlos listos el año anterior. Pero el BNG carga la culpa en el concejal del área, Xiao Varla: “Desde logo cremos que a xestión que realizou a concellaría foi nefasta. Máis ben nula, non existiu, e consideramos máis que necesario que o concelleiro dea explicacións”. n

La falta de obras llena el mapa de la ciudad de puntos negros