Los vigilantes de otros aeropuertos quieren sumarse a la huelga de El Prat

Las colas de ayer en El Prat eran las normales para un día de pleno mes de agosto | Toni Albir (efe)
|

La huelga indefinida de los vigilantes de seguridad del aeropuerto de Barcelona-El Prat, contratados por la empresa Eulen, está sirviendo como referencia para otros profesionales del sector, que también quieren hacer visibles sus reivindicaciones. El personal de Prosegur estudia ir a la huelga en los aeropuertos de Valencia y Alicante si el Gobierno no aprueba “un modelo único de contratación” del servicio de seguridad que garantice que “se respeta el convenio colectivo estatal” para que las empresas adjudicatarias no puedan recortar salarios y derechos de los trabajadores.
Al respecto, el responsable del sector de seguridad y limpieza de FeSMC-UGT-PV, Saturnino Martínez, explicó que en el aeropuerto valenciano de Manises ya hay un acuerdo de movilización sindical si hoy el Consejo de Ministros aprueba el nombramiento de un mediador para resolver el conflicto en el aeropuerto de El Prat.
Mientras, la próxima semana se reunirá el personal del aeropuerto alicantino de El Altet. Al respecto, aclaró que si el Ejecutivo aprueba nombrar un mediador convocarán la huelga en los aeropuertos valencianos para que “reflexione”, porque “el problema no es con una empresa concreta”, sino con “las licitaciones de los concursos por debajo del precio del convenio”. “Más que concursos parecen subastas”, lamentó.

Santiago
Apuntó que otros aeropuertos, de Galicia(Prosegur da servicio en el de Santiago), Andalucía o Madrid, también se están planteando ir a la huelga. De hecho, los trabajadores de Prosegur en el aeropuerto de Rosalía de Castro realizarán paros parciales a partir del domingo –al igual que los vigilantes del aeropuerto de Alvedro, pero en este caso de la empresa Eulen, como en El Prat– para denunciar la “precarización de las condiciones laborales” y un modelo de sector basado, aseguran, “en la competencia sobre precios”.
Martínez puso de manifiesto que en la última década el personal de seguridad “ha ido perdiendo masa salarial y derechos adquiridos”. Por ejemplo, en Valencia ya no se les paga el párquing en el aeropuerto, lo que obliga a la plantilla a dejar el coche en un polígono cercano y, al no haber pasarela de paso, los trabajadores cruzan por la carretera, con “el consiguiente peligro para su seguridad”. Prosegur se ocupa, junto con Eulen e ICTS Hispania, de las tareas de seguridad en los filtros de control de pasajeros y equipajes en el 94% de los aeropuertos españoles. Estas compañías prestan servicios en 45 de los 48 aeropuertos de la red.
Mientras, el comité de empresa de Eulen en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas mantendrá hoy una reunión para debatir qué medidas toman en solidaridad con sus compañeros en huelga del aeropuerto de El Prat, protestas que solo afectarían a las labores de facturación y vigilancia en terminales, y no a los arcos de seguridad como en Barcelona.
Fuentes del comité insistieron en que este encuentro “extraordinario” es solo “para analizar lo que está ocurriendo y ver qué pasos va a dar el comité de Madrid”. “No corresponde al comité, sino a los trabajadores, el decidir si hay o no alguna acción”, enfatizaron.

Los vigilantes de otros aeropuertos quieren sumarse a la huelga de El Prat