A juicio un hombre de treinta años por intentar violar a su vecina octogenaria

|

Rocambolescos son los hechos que el próximo 11 de abril sentarán en el banquillo de la Audiencia coruñesa a un treintañero, vecino de Cee, al que se acusa de haber intentado violar a su vecina de 84 años, haberla atacado y haberle robado 50 euros en el colofón de una noche de excesos de hace casi dos años. Fue detenido en marzo de 2011 después de que la octogenaria denunciara que el hombre se había colado en su casa, totalmente desnudo, a través de su ventana, después de descolgarse por el patio de luces, y la había amordazado para intentar abusar de ella.

El acusado, natural de Suiza pero hijo de gallegos, lleva en prisión desde que fue detenido y en esa situación podría seguir hasta cumplir los 18 años de reclusión que pide para él la Fiscalía en su escrito de acusación, por delitos de agresión sexual en grado de tentativa, lesiones y robo en casa habitada.

 

drogas y alcohol

Cuando, ya por la mañana, el entonces veinteañero fue detenido, parecía no recordar apenas nada de lo sucedido en las horas previas, según apuntaron en su momento fuentes de la investigación, por los excesos de alcohol y drogas de la noche anterior.

La Guardia Civil de Corcubión tuvo que recomponer los hechos a partir de la declaración de la octogenaria, que explicó que su vecino había entrado en su casa de madrugada través de una ventana que ella había dejado abierta. Antes, el hombre había provocado un incendio en su propia vivienda.

Siguiendo la versión que ahora manejan las acusaciones, nada más entrar en el piso, el acusado se fue hacia la anciana con la intención de mantener relaciones sexuales con ella y, para evitar que gritase, le tapó la boca con una camiseta o un trapo.

A pesar de su edad, la mujer logró oponerse a los empellones de su atacante, aunque sufrió en el forcejeo varios golpes en la cara y otras partes del cuerpo. Antes de marcharse, y según la versión del fiscal, el intruso le pidió dinero a la víctima, que le entregó 50 euros.

Fue detenido a las pocas horas y, tras prestar declaración, enviado a prisión en espera de juicio, situación en la que lleva desde entonces y en la que, previsiblemente, continuará hasta la fecha fijada por la Audiencia para la celebración de la vista oral.

A juicio un hombre de treinta años por intentar violar a su vecina octogenaria