En el aniversario, la comida es en familia y el postre, con los amigos

|

Poca gente puede presumir de celebrar su centésimo cumpleaños. Consuelo Alonso lo hizo ayer y además, por todo lo alto. Según los responsables de la residencia en la que vive, ayer pasó una jornada muy “revolucionada”, y no es para menos, con la fiesta que se había organizado en el centro. Por la mañana su familia –tiene un hijo, dos nietos y tres bisnietos– acudió a visitarla y se la llevaron a comer fuera. Y, de postre, qué mejor que una tarta con tu nombre hecha por tus propios compañeros.

Y es que en Sanitas Residencial también dan clases de cocina a muchos de sus usuarios y fueron ellos los que decidieron elaborar un pastel para su compañera más conocida. Alonso lleva tres años en el centro –ingresó cuando empezó a tener problemas de movilidad–, pero sus historias la han hecho famosa en el geriátrico.

 

un siglo de historia

Alonso nació en Saa (As Pontes) en 1912 y al ser huérfana se crió con sus tres hermanos. Pronto vino a vivir a A Coruña, en donde consiguió tener su propia pensión y un bar. Así pasó toda una vida dedicada a la hostelería. Sus cuidadoras dicen de ella que es “supergenerosa” y prueba de ello es que ayer quería invitar a todos. De hecho tuvo que compartir su fiesta, amenizada con un grupo musical, con otro residente, Francisco Mene, que cumplía 88 años. n

 

En el aniversario, la comida es en familia y el postre, con los amigos