Suecia registra el mayor número de muertos en noviembre desde 1918

Varias personas caminan por una calle comercial de Helsingborg, en Suecia | aec
|

Suecia, que optó por una estrategia más laxa frente al coronavirus y es el más afectado de los países nórdicos, registró el pasado mes el mayor número de muertos en noviembre desde 1918, según informó ayer la Oficina Nacional de Estadística (SCB). 

Los 8.088 muertos contabilizados en Suecia suponen una sobremortalidad del 10% respecto a la media de noviembre de 2015 a 2019, aunque están lejos de las 16.600 personas que murieron en ese mes de 1918. 

“Clara sobremortalidad”
Aunque las cifras están por debajo de las registradas en abril, durante el peor momento de la primera oleada, hay una “clara” sobremortalidad, según los números preliminares de la SCB. 

“La sobremortalidad está limitada por el momento a los personas de 65 años o más, para los menores de 64 la cifra de muertos es algo menor a la media de 2015-2019”, consta en un comunicado la Oficina Nacional de Estadística del país escandinavo. 

En concreto, la media diaria de muertos en noviembre fue de 292, mientras que entre el 29 de marzo y el 1 de mayo fue al menos de 300 personas. 

Asimismo, la estadística acumulada desde el 1 de enero al 30 de noviembre de este año notifica 87.511 muertos en Suecia, lo que supone 4.859 más que la media del lustro anterior. 

En este sentido, Suecia ya había registrado en el primer semestre la mayor tasa de mortalidad en 150 años, y aunque desde julio había regresado a niveles normales o inferiores a la media, en noviembre se produjo una subida “marcada” debido a los efectos de la crisis sanitaria.

A diferencia del resto de países nórdicos, Suecia optó de inicio por muchas recomendaciones apelando a la responsabilidad individual y alguna prohibición, pero con la llegada de la segunda ola de coronavirus el Gobierno cambió su estrategia y se otorgó un papel más protagonista. 

Así, se prohibieron las reuniones públicas de más de ocho personas y la venta de alcohol a partir de las 22.00 horas, además de fijar el cierre del ocio nocturno a las 22.30 y establecer la enseñanza virtual en institutos y universidades hasta enero. 

La Agencia de Salud Pública, encargada de marcar las directrices en el país sueco, sigue sin embargo sin recomendar el uso de mascarillas fuera de hospitales o residencias de ancianos, al considerar que no hay evidencia científica suficiente. 

Suecia fue el Estado más afectado en Escandinavia, aunque lejos de países como España, Italia, Francia o el Reino Unido. 

No obstante, su tasa de mortalidad de 73,79 por 100.000 habitantes es cinco veces superior a la de Dinamarca y diez a la de Noruega y Finlandia.

Suecia registra el mayor número de muertos en noviembre desde 1918