La Fiscalía quiere luchar contra los furtivos con un coordinador policial en cada cofradía

|

03

  c.r. > a coruña

  La lucha contra el furtivismo es uno de los retos con el que todos los Gobiernos autonómicos se comprometen, pero, pese a los diferentes intentos y fórmulas por acabar con este problema, la pesca y el marisqueo ilegal sigue siendo una lacra para el sector del mar. Por ello, a finales de 2009 la Fiscalía Superior de Galicia comenzó un informe en colaboración con la Guardia Civil con el objetivo de diagnosticar esta práctica y proponer soluciones. La pasada semana se hizo público el estudio y en él, entre otras medidas, la Fiscalía apuesta por adscribir un coordinador policial a cada cofradía o zona geográfica para incrementar la eficacia de la vigilancia y los operativos.
El motivo es que en la investigación se ha detectado que la figura del guardapesca marítimo –son los vigilantes privados contratados por las agrupaciones de mariscadores u otros colectivos mediante subvenciones de la Xunta– no funciona bien. Y es que es precisamente su dependencia con las cofradías lo que, según el Ministerio Público, “limita extraordinariamente as súas capacidades”. El informe se refiere al hecho de que muchas veces conoce al infractor y a que es el propio vigilante el que debe advertir de la presencia de furtivos y tramitar la denuncia, que en un 71% de los casos se hace a través de la cofradía.
Así, el objetivo de la Fiscalía es reforzar legalmente su actuación  y una fórmula de hacerlo podría ser “a provisión xurídica da condición de axente da autoridade durante o desempeño do seus traballo”. Esta posibilidad implica cambios en la legislación por lo que podría ser difícil de ejecutar, pero, en todo caso, el estudio insiste en que estos profesionales necesitan de una mayor protección legal y apoyo institucional por parte de la administración, algo que ya en ocasiones anteriores reclamaron los mariscadores de O Burgo.
Entre las medidas concretas propuestas para lograr esta mejora está la de que los guardapescas tengan la posibilidad de arbitrar medidas de control de los expedientes sancionadores externalizándolas del ámbito del pósito. “En definitiva, cómpre dignificar máis a figura do gardapesca e do seu traballo, tendo en conta a súa especial dificultade”, resalta el informe sobre furtivismo, en el que también se contempla aumentar la formación e información para progresar en el desarrollo de su trabajo. Se menciona entre las carencias todo lo relacionado con las licencias, la tripulación y la burocracia.
El estudio da la razón en muchos aspectos a los trabajadores de la ría que constantemente denuncian la falta de efectivos. La Fiscalía ha detectado que las actuaciones de las fuerzas de seguridad del Estado son mejorable y apela a que se mejore la coordinación entre cuerpos. Destaca además la necesidad de mejorar los medios y el personal disponible para estas funciones.
La respuesta de la Consellería do Mar sobre la posibilidad de incorporar estos cambios no es nada concluyente. Aunque no ofrece una negativa, tampoco valora cambios: “Consideramos que a coordinación entre os gardapescas das confrarías e os axentes de Gardacostas é clave na loita contra a problemática do furtivismo”, admite, y resalta que ya se han intensificado las reuniones con las asociaciones para “mellorar e optimizar os labores de vixilancia”.
Por otro lado, el departamento recuerda que cada uno de los convenios que se suscriben para subvencionar los guardapescas incluye una comisión de seguimiento para verificar que cumplen con su trabajo.


 

La Fiscalía quiere luchar contra los furtivos con un coordinador policial en cada cofradía