El Ayuntamiento será una “inmobiliaria pública” para el alquiler de pisos sociales

El Ideal Gallego-2019-04-28-003-5f79e928
|

El Ayuntamiento funcionará como una “inmobiliaria pública” dentro de su plan de vivienda centrado en el alquiler de pisos sociales, un proyecto que pretende gestionar a través de la Empresa Municipal de Vivienda, Servicios y Actividades (Emvsa).

Según el director de la empresa municipal, Jaime Castiñeira, este será el papel que desempeñe la Administración local dentro de su nuevo proyecto orientado hacia la vivienda tras el programa de adquisición de viviendas que previsiblemente terminará con un piso comprado y meses de polémica.

En una entrevista a Radio Coruña, Castiñeira detalló que este será el papel que desarrolle la empresa municipal, que se encargará de dar los pisos “como renta social” y será responsable de aspectos como “garantizar” a los propietarios que la vivienda se alquilará “a precio de mercado” y que “el estado en el que quedará será el correcto” una vez que finalice el paso de los inquilinos. Todo esto se hará después de aprobar una ordenanza de vivienda.

Para que este plan municipal pueda entrar en funcionamiento, el responsable de Emvsa destaca que están realizando un estudio de más de 3.000 entrevistas para conocer la “situación de la vivienda en la ciudad”, en la que se estudian aspectos como el barrio en el que se encuentra o si hay infraestructuras como instalaciones deportivas o centros de salud.

La iniciativa de crear una bolsa de pisos de alquiler fue aprobada recientemente por el Consejo de Administración de Emvsa y el Gobierno local espera que pueda estar en marcha antes de que finalice el mandato.

Bibliotecas
Jaime Castiñeira también abordó durante la entrevista la encomienda que la junta de gobierno hizo el viernes a Emvsa para la gestión de las cinco bibliotecas que actualmente siguen bajo una empresa privada.

El director de la empresa municipal destacó que todavía quedan aspectos pendientes para que sea Emvsa la que gestione los centros. “Está pendiente de saber la situación de los trabajadores, hacer actas de ese traspaso y una modificación estatuaria de Emvsa”, explicó Castiñeira, quien señaló que el plazo para concretar estos puntos no debe ser muy lejano. Así, sería el Consejo de administración de Emvsa el que tenga que validar la propuesta del Gobierno local. 

Sobre los reparos de legalidad del interventor municipal, Castiñeira explicó que se hacen para que sea Emvsa la que “tome dichos acuerdos”, y detalló que será el consejo el que decida la forma en la que se incorporará al actual personal de las bibliotecas.

Otro de los asuntos analizados por el director de Emvsa fue el del complejo deportivo de O Castrillón, del que espera que la obra esté finalizada el verano del año que viene, ya que el edificio está terminado a falta de la parte interior. Antes el proyecto tendrá que ser licitado, un paso para el que es necesario que se apruebe el modificado de crédito que irá a pleno el 6 de mayo.
Emvsa es la gestora de BiciCoruña y para su director el carril bici es necesario “por demanda”.

Según Jaime Castiñeira, los planes de la empresa es que en un par de años el número de estaciones pase de las 23 actuales a 50, para que cada 500 metros haya una, y que se implante la bicicleta eléctrica. “Hay más de 200.000 usos al año, con 3.350 usuarios fijos y cada año batimos récords mensuales. Cada bicicleta se usa siete u ocho veces al día”.

El agua
Además de director de Emvsa, Castiñeira también está al frente de la empresa municipal de aguas, Emalcsa, que se encarga del embalse de Cecebre y de la red de tuberías de la ciudad.

Sobre la presa, aseguró que está siendo un año “normal” y que su capacidad está “al máximo permitido por ley” para esta época del año. El problema, según Castiñeira, es que “llueve raro, no cuando queremos”, y que la sequía del año pasado impide “renovar” el agua como les gustaría. “Nos bebemos dos embalses y medio al año”, apuntó sobre el consumo de agua.  El agua de Cecebre llega a la ciudad por la red de tuberías, de la que está renovado “casi el 100%” de los 560 kilómetros que la conforman. “Estamos renovando las más complicadas, las antiguas, las grandes conducciones”, explicó Castiñeira, que espera que dentro de dos o tres años la renovación sea total.

El Ayuntamiento será una “inmobiliaria pública” para el alquiler de pisos sociales