MeteoGalicia rebaja a amarilla la alerta costera por fuerte oleaje pero el peligro sigue en alta mar

|

Las fuerzas de seguridad locales no desplegarán hoy ningún dispositivo especial dado que, según fuentes municipales, la Xunta les remitió ayer a mediodía “una notificación indicando que finalizaba la alerta por costeros”. Por contra MeteoGalicia mantendrá la alerta naranja en el mar hasta mañana a las 12.00 horas, tras lo que indica que el peligro bajará a nivel amarillo, es decir, no existirá riesgo para la población pero sí para actividades concretas, como la pesca.
De hecho, las mismas fuentes municipales reconocían ayer que el mar seguía batiendo con fuerza pero los accesos a los arenales se abrieron. Los meteorólogos pronostican para hoy olas de hasta seis metros, que pasado el mediodía alcanzarán una altura máxima de cinco metros en zonas próximas al litoral coruñés.
En la ciudad se mantendrán las lluvias ocasionales, pero bajarán las temperaturas. La mínima pasará de los 15 grados de ayer a los 13 de hoy, por lo que habrá que salir de casa con ropa de abrigo y paraguas.

infracción  
Una vez retomada la normalidad en el paseo, que estuvo restringido a los peatones durante la tarde y la noche del domingo en el tramo comprendido entre la avenida de Barrié de la Maza y el Playa Club, a los coruñeses les quedan las numerosas fotografías que tomaron esa tarde en la que el mar mostró una gran bravura.
Los responsables del dispositivo municipal especial se encontraron con que el peligro fue mayor a las 20.00 horas “con la marea sin llenar del todo” que con la pleamar, gracias a un cambio de dirección en el viento.
Pese a todo ello, la alerta naranja del domingo se saldó con una mujer de 37 años denunciada por “infringir la Ley para la Protección de la Seguridad Ciudadana”. Una patrulla que vigilaba la coraza entre las playas de  Riazor y Orzán descubrió a la chica mientras se saltaba “la cinta policial que acotaba la zona” para pasear a su perro.

MeteoGalicia rebaja a amarilla la alerta costera por fuerte oleaje pero el peligro sigue en alta mar