La pareja de moda del Depor

Copia de Deporte Campeón-2016-01-31-003-93cddc5a
|

Lucas Pérez y Luis Alberto. La ‘Doble L’, a los que muchos empiezan a ver similitudes con Makaay y Valerón que van más allá del 7 y el 21 que lucen en la espalda cuando visten la blanquiazul. El coruñés y el gaditano han congeniado y son inseparables a pesar de que hace medio año apenas se conocían. “Parece andaluz”, dice Luis Alberto. Lucas asume galones en la tertulia con este diario y avisa antes de que las preguntas empiecen a fluir: “Preguntadle la primera impresión que tuvo de mí”.

—Pregunta: Los deseos de Lucas son órdenes. ¿Cuál fue la primera impresión?
—Luis Alberto: Pues nada, yo llego aquí, todo el mundo habla de Lucas, y pensaba: tiene que ser Messi por lo menos. Antes de que firmara él, yo estaba entrenando, llego al vestuario, y escucho: ‘Ya está aquí papá’. Me voy a mi casa y le digo a mi mujer: he conocido a este Lucas y es gilipollas.
—Lucas Pérez: Fuera broma, fue así. Estoy haciendo bromas siempre y le dije a Lopo: ‘Ya está aquí papá, no os preocupéis’. Y él me escuchaba.
—L.A.: Después ya vino a jugar directamente a Mugardos y ya cambió todo. Ahora estamos todo el día juntos. 

—P: ¿Qué le has dicho después a tu mujer?
—L.A.: Ahora ya lo conoce y los dos estamos siempre juntos.
—L.P.: Y dormimos juntos.
—L.A.: Sí, pero en camas separadas.

—P: Parece que os conocéis desde hace veinte años.
—L.A.: Es que no parece de Coruña, parece andaluz.
— L.P.: Yo siempre he tenido buena amistad con mis compañeros, allá dónde fuera, por mucho que hable mi inglés de indio, porque me manejo y con el lenguaje corporal todo el mundo se entiende. Tengo relación con compañeros griegos y de Ucrania, pero con él la relación ha sido desde el primer momento. Es la primera vez que me pasa. Se ve reflejado cuando jugamos.

—P: ¿En el campo os habláis, gritáis…?
—L.P.: En el campo da igual. Nosotros podemos discutir aquí que mañana llegamos, nos damos un beso, un abrazo y no pasa nada. Tanto con él como con cualquier compañero, porque en el Depor la gente es muy sana. En cambio, en otros vestuarios en los que he estado no hay la relación que pueda haber en este. Aquí te fijas uno por uno y no hay maldad. Hay gente que a lo mejor está cabreada porque no juega, por su situación, pero nunca hay nada que te lo lleves al personal.

—P: En el césped, Luis Alberto interpreta cada movimiento tuyo, te la pone al hueco…
—L.P.: Es una de las primeras personas con las que me pasa eso. Su adaptación ha sido magnífica. Cuando me dijo que tenía 23 años... Pues nada, yo ya soy un abuelo. Ya me hundió.

—P: Habría que ficharle.
—L.P.: Sí, pero quién va a quitarlo del Liverpool con la temporada que está haciendo. Va a acabar con ocho goles si sigue así.

—P: Lucas, ¿con qué objetivo definirías a Luis?
—Es un jugador diferente, que cambia partidos, que es lo que se paga. Igual no está haciendo su mejor partido, pero llega un momento y te da un pase o la mete. Es puro desequilibrio.

—P: Y tú, Luis, ¿cómo definirías a Lucas?
—L.A.: Tiene gol y, aunque no es técnicamente brillante, tiene calidad y es muy fuerte. Es un todoterreno. Yo no le conocía. El año pasado cuando estaba en el Málaga me decían que era muy buen jugador y mi agente también me decía que me iba a ayudar. Me sorprendió una barbaridad.

La pareja de moda del Depor