Ifrán: "Me hizo muy bien venir al Deportivo"

El uruguayo Diego Ifrán ha recuperado la alegría en el Deportivo, al que llegó cedido por la Real Sociedad en marzo y con el que ha marcado dos goles en los cuatro partidos que ha jugado. EFE
|

El uruguayo Diego Ifrán ha recuperado la alegría en el Deportivo, al que llegó cedido por la Real Sociedad en marzo y con el que ha marcado en los dos últimos partidos, lo que le ha servido para olvidar las lesiones de rodilla y disfrutar de su mejor momento desde que salió de su país, al que añora, dispuesto a triunfar en Europa.

"Me costó mucho salir de la Real Sociedad, pero hoy puedo decir que me hizo muy bien venir al Deportivo. porque puedo disfrutar del fútbol", comenta a EFE en una entrevista.

El delantero ha encontrado el protagonismo que le estaba faltando en la Real Sociedad tras haber superado su segunda lesión de rodilla, ha vuelto a competir después de casi diez meses sin pisar el césped en un partido oficial y, además, ha ayudado con goles a su actual equipo a recuperar el liderato de la Liga Adelante rumbo al ascenso.

"Después de la lesión de rodilla, en la Real Sociedad estuve un tiempito que no me convocaban, luego me citaron un par de partidos pero no tuve minutos y se hizo larga la espera de disfrutar del fútbol, porque lo más lindo es jugarlo", sostiene.

Ifrán está "agradecido por la oportunidad" que le está dando el Deportivo, al que le han llevado las vueltas que da la vida, porque hace veinte años, cuando él no llegaba a los diez, había tenido en sus manos, sin saberlo, la bufanda del equipo al que ahora defiende.

Su tío se tuvo que marchar de Uruguay con su familia por la dictadura (1973-1985) y, cuando pudieron volver a cruzar el charco desde España, uno de sus primos, que reside en Cataluña y era seguidor del Deportivo, le llevó aquel regalo.

Dice que "el gol es la vida" para el delantero y ahora los marca en el equipo coruñés, en el que ya ha disfrutado dos veces esa sensación "inexplicable" que un futbolista tiene cuando acierta: "Se te pasan mil cosas por la cabeza".

Ifrán ha pasado de luchar por meterse en la máxima competición continental con la Real Sociedad a jugar por el ascenso en el Deportivo, "objetivos que, obviamente, no se comparan", pero no se arrepiente.

"En el tiempo que tengo en España he disfrutado muy poco del fútbol. Me ha tocado volver atrás para mejorar y volver a lo que podía ser antes", comenta.

Ahora es feliz, pero tiene objetivos pendientes, como un sueño que lleva esperando "desde chico", "jugar en Peñarol", su "equipo favorito" algo que le "encantaría".

En Uruguay no pudo defender la camiseta aurinegra, con la que se le ha relacionado en varias ocasiones, y antes de fichar por la Real Sociedad vistió las de Fénix y Danubio, de los que guarda "recuerdos muy lindos".

En junio cumplirá 27 años y también desearía alcanzar "el sueño de todo jugador", jugar con la selección, a la que seguirá en el Mundial de Brasil, donde la celeste quedó encuadrada con Italia, Inglaterra y Costa Rica.

"La última Copa del Mundo despertó muchísimo a todos en Uruguay y la selección está muy bien. Le tocó un grupo bastante difícil, pero le plantó cara siempre a todos los equipos y está para hacer un buen Mundial", apunta.

De su país, "lo que más se extraña", dice, son "los amigos, las costumbres con ellos". El fútbol se lo toma como una forma de ganarse la vida que tiene fecha de caducidad.

"Es muy lindo jugarlo, pero va a llegar un momento en que voy a querer desvincularme y voy a tratar de hacerlo de todo, porque el fútbol cansa y te prohíbe muchas cosas y algún día hay que disfrutar de la vida también", indica.

Muchos jugadores optan por seguir ligados al fútbol como entrenadores, pero a Ifrán no le "llama la atención" demasiado: "Sería lindo, pero no podría estar de lunes a lunes pendiente del fútbol y sin poder disfrutar de mi familia, de mis amigos, de cosas extras de la vida", dice.

Por eso, "hace poco" comenzó otro "sueño que tenía", susurrar a los caballos en la finca familiar de Cerro Chato a la que puso el nombre de su abuelo, 'Viejo Paco': "Cuando termine de jugar al fútbol, tendré ahí mi motivación".

Ifrán: "Me hizo muy bien venir al Deportivo"