El Gobierno local desprecia las peticiones realizadas por los vecinos de A Falperra

|

El pasado mes de marzo la Asociación de Vecinos y Comerciantes de A Falperra cursó dos solicitudes por registro para colgar una pancarta en la fachada del palacio de María Pita y para usar el salón de plenos con el fin de analizar la ubicación del futuro centro de salud del barrio. El plazo que tenía el Gobierno local para responder se sobrepasó de manera holgada sin una contestación, por lo que ayer reiteraron sus peticiones.
La agrupación vecinal tomó esta decisión después de que los tres meses de plazo que tenía el Ayuntamiento para responder pasasen sin novedades en un sentido ni en el contrario. La primera petición se produjo el pasado 15 de marzo y la segunda, ayer, cinco meses más tarde.
Por una parte, la asociación vecinal solicitaba que el Gobierno local le cediese el salón de plenos con el objetivo de celebrar una reunión en la que también contarían con la presencia de las fuerzas políticas de la corporación municipal que deseasen asistir.
Por otra parte, requirieron permiso al Ayuntamiento para colgar una pancarta con el lema “Ferreiro, escoita á Falperra. Non ás imposicións. Cede o espazo digno ao Sergas XA!”.
El fondo de ambas cuestiones es el futuro centro de salud que la Xunta pretende construir en el barrio, concretamente en el lugar en el que se encuentra el actual mercado, que también está pendiente de una reforma.
Las solicitudes llegaron poco después de que la Marea permitiese realizar ambas cosas a la Comisión Aberta en Defensa do Común con el futuro de la fachada marítima como tema central.
La Marea resolvió en los últimos meses una licitación en la que se solicitaban propuestas para la renovación de la plaza de abastos, que por el momento se mantiene en un estado que deja bastante que desear y con pocos comerciantes dentro de ello por culpa de esta situación.

Posturas diferentes
La Xunta y el Gobierno local mantienen posiciones bastante encontradas con respecto a este proyecto ya que las ideas que defienden cada uno de los bandos son opuestas en aspectos de carácter básico.
Mientras la Consellería de Sanidade defiende que debe construirse el centro de salud en una estructura horizontal de acuerdo a los requerimientos del Sergas para este tipo de infraestructuras, el Ayuntamiento tiene otra idea. Así se lo demostró a la Xunta en las diferentes reuniones que mantuvieron hasta hace unos meses y en el proyecto que presentaron. Se trataba de una construcción de varias plantas y de carácter vertical, pero la iniciativa fue rechazada. l

El Gobierno local desprecia las peticiones realizadas por los vecinos de A Falperra