Todavía son pocos, pero valientes

|

El Ideal Gallego-2011-05-08-014-cabad38ela gran pedalada > Un grupo de defensores de la bicicleta permaneció ayer doce horas pedaleando para reivindicar su método como una alternativa al tráfico

R.L. > A CORUÑA
  Se les nota que lo de hacer ruido no es lo suyo. De hecho, combaten contra él. Contra el ruido, contra la contaminación, contra el estrés... Contras todo eso que representa el motor de explosión. El coche. El tráfico.
Masa Crítica, ese colectivo que de vez en cuando se echa a las calles a reclamar a golpe de pedal –en ocasiones incluso “en pelotas”– desarrolló ayer la quinta edición de las 12 horas en bici. Había que buscarlos, pero estaban allí. A veces uno o ninguno, sobre todo con el chaparrón mañanero. A veces un grupito más numeroso. Pero siempre, desde las diez de la mañana, con la intención de no parar hasta las diez de la noche. Y con la mente muy abierta. De hecho, los organizadores hacían girar sus motivos con el eje reivindicativo para tratar de demostrar que “es posible desplazarse de otra forma, sin atascos, ruidos ni malos humos”.

Sin preguntas > Pero a nadie se le preguntó ayer por qué. Simplemente se les invitaba a sumarse al grupo y a dar pedales. Ni siquiera la celebración de una prueba deportiva por la tarde les hizo desistir.
Después de estar toda la mañana dando vueltas por Manuel Murguía, el Paseo de Ronda y la plaza de Pontevedra, por la tarde modificaron el recorrido para no interrumpir a los triatletas en su competición.
Entre los participantes, un poco de todo con el denominador común de la bicicleta, ese gran invento.
Hubo quien aprovechó para pasear la pancarta, quien pedaleó en pareja gracias a un original tándem, quien se mojó y quien sudó. Hubo momentos en que no había nadie y ratos en que el grupo era bastante numeroso. Porque no se trataba de batir ningún récord. Allí se pedaleaba cuando apetecía, y cuando no se paraba. Y tras la experiencia, a reclamar más espacio para la bicicleta. Que es tiempo de pedir.

Todavía son pocos, pero valientes