Una “conexión” que se forjó en una única entrevista

|

Entre los interrogatorios más largos realizados por la jueza instructora del caso “Pokémon”, Pilar de Lara, se encuentra el de la asesora de Cultura, Dulce Rodríguez Anido. En su declaración, habla de la existencia de una relación muy cercana y familiar a la concejala de Cultura, Ana Fernández, que se forjó en una única entrevista, tal y como le relata a la magistrada.
Según cuenta en el interrogatorio, fue en mayo de 2011 cuando una persona con la que coincidió en un trabajo le comentó que estaban buscando a una persona de confianza para la concejala popular, que la llama para una entrevista y, a partir de ahí, comienzan a trabajar juntas. De hecho, al principio del mandato, era la propia Rodríguez Anido la que daba las rueda de prensa del área de Cultura.
Ana Fernández no dudó ayer a la hora de defender en público a su asesora, aunque en la oposición, la opinión del caso es distinta. El portavoz de Esquerda Unida y promotor de la petición de dimisión de la misma, César Santiso, tachó de “incoherente” el discurso de la teniente de alcalde de Cultura por “negarse a dimitir por non estar imputado, pero confiar nun equipo cheo de imputados”, e insistió en que “os culpables deben pagar” por sus errores.
Por su parte, en el BNG criticaron ayer la actitud de Fernández, “ao tentar escudarse na mala praxe do seu persoal de confianza para protexerse ela e non responsabilizarse politicamente da súa acción frente a concellería”.  n r.l.

Una “conexión” que se forjó en una única entrevista