Descubren el cuerpo de un hombre de sesenta años que llevaba varios días muerto

Los empleados del tanatorio, con trajes protectores, retiraron el cuerpo | javier alborés
|

El cuerpo de un hombre de unos 60 años de edad fue descubierto por la Policía Nacional en su piso del número tres de la calle Orquesta Sinfónica (antigua Cabo Santiago Gómez). Al parecer, llevaba varios días muerto, puesto que su cuerpo presentaba signos de putrefacción. Los vecinos mostraron su extrañeza por la muerte, puesto que gozaba de buena salud o, por lo menos, no se le conocía ninguna enfermedad crónica. El deceso fue descubierto a las once de la mañana y una hora después, el cadáver era retirado por los empleados del tanatorio. La Policía Nacional investiga las causas de la muerte, para lo que será necesario practicar un examen forense.
El bloque de viviendas, nadie recordaba haberlo visto desde el jueves. “Cuando ves a alguien tres o cuatro veces al día y resulta que luego no lo ves, empiezas a preocuparte”, comentaron en el vestíbulo del inmueble. Según parece, el fallecido no tenía trabajo y aunque era propietario del piso, hacía tiempo que no pagaba los gastos de la comunidad. De hecho, estaba enganchado de forma ilegal a la corriente del edificio para no pagar la energía y fue precisamente debido a eso que los vecinos pudieron descubrir que se encontraba en casa y, al ver que no respondía a sus reiteradas llamadas, se decidieron a alertar a las autoridades. 
Por un cable 
La pista la dio el cable que salía de la puerta del finado, en un octavo piso, y que conectaba con la caja de empalmes. “Cuando estaba fuera, recogía el cable. Solo lo enchufaba cuando estaba dentro”, explicó un testigo. A nadie en la comunidad parecía importarle esta práctica, puesto que el fallecido no podía pagar la factura de la luz. “Era buena persona”, comentaban los que lo conocían. En todo caso, cuando vieron que el cable seguía conectado, dieron por sentado que se encontraba en el interior. 
Una vez en el lugar, la Policía Nacional solicitó la asistencia de los Bomberos, que se encargaron de abrir la puerta. Una vez en el interior, descubrieron el cadáver enseguida. Aunque no han trascendido muchos detalles, si parece que los investigadores de la Policía Judicial no descubrieron signos de violencia, lo que invita a pensar en una muerte natural o autoinducida. El estado del cadáver obligó a los operarios del tanatorio a vestir trajes de protección para poder subirlo a la camilla una vez la jueza ordenó su levantamiento. l

Descubren el cuerpo de un hombre de sesenta años que llevaba varios días muerto