Torres afirma que la infanta y la Casa Real conocían todo lo que hacía Nóos

diego torres y su esposa, ana maría tejeiro, a su llegada a los juzgados de palma efe
|

Diego Torres aseguró ayer ante el juez que instruye el caso “Nóos” que la infanta Cristina y la Casa Real estaban al tanto de todas las actividades del Instituto Nóos porque su exsocio Iñaki Urdangarín les informaba, aunque defendió que todas las actuaciones realizadas en esta entidad eran legales.

Según informaron fuentes jurídicas, Torres explicó que la infanta Cristina conocía todo lo que se hacía en el Instituto Nóos, como todos los miembros de la junta directiva de dicha entidad, de la que también formaba parte el secretario de las infantas, Carlos García Revenga. Declaró que cada miembro de la junta directiva participaba en este instituto en función de sus conocimientos.

El exsocio del yerno del rey respondió a las preguntas del juez y del fiscal durante siete horas

En el caso Nóos se investiga el presunto desvío de unos 6,1 millones de euros de las administraciones balear y valenciana al Instituto Nóos entre los años 2004 y 2007.

 

estrategia

Durante siete horas de declaración, a preguntas del juez José Castro y del fiscal Pedro Horrach, Torres se refirió también en varias ocasiones al abogado José Manuel Romero, asesor jurídico de la Casa Real y conde de Fontao, quien recomendó a Urdangarín en 2006 que evitara tener un papel protagonista en la actividad pública del Instituto Nóos.

Según Torres, el conde de Fontao diseñó una estrategia para que Urdangarín no figurase públicamente en las actividades del Instituto Nóos ni en la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (Fdcis), que sucedió a dicha entidad.

La defensa del exsocio del duque de Palma entregó al juez correos electrónicos y documentos sobre la gestión del Instituto Nóos con la intención de poner de manifiesto que tanto la infanta como García Revenga intervenían en la toma de decisiones.

Torres señaló también que en 2004 se celebró una reunión en el Palacio de La Zarzuela, a la que asistió con Urdangarín y donde participaron el entonces presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en la que se acordó la organización del Valencia Summit.

Las tres ediciones de este foro deportivo, entre 2004 y 2006, se encuentran entre las actividades de Nóos investigadas en esta causa por el presunto desvío de fondos públicos.

Además, aseguró que recibió presiones de la defensa de Urdangarín para que asumiera toda la responsabilidad de la gestión de esta entidad, y a cambio tendría trabajo asegurado, le pagarían su defensa y no le faltaría nada.

En concreto, la propuesta le fue formulada, según el testimonio del empresario, en el despacho de su propio abogado, Manuel González Peeters, por parte del abogado de Urdangarín, Mario Pascual Vives.

Torres declaró además que la Casa Real medió para que Urdangarín fuera contratado por una fundación para la que trabaja Corinna Sayn-Wittgenstein, a la que se atribuye amistad con el rey, y ha aportado un correo electrónico del duque de Palma en el que anunciaba a la noble alemana que le remitía el currículum, tal y como le había indicado su suegro.

Torres ya había facilitado semanas atrás al juez unos correos electrónicos relativos a la participación de esta mujer en uno de los foros deportivos Valencia Summit.

Torres afirma que la infanta y la Casa Real conocían todo lo que hacía Nóos