El PP aterriza con promesas como la policía de barrio o la revisión del carril bus

|

El Ideal Gallego-2011-05-24-003-1d8ad7c8

p. g. l. > a coruña

  Pasado el día de las elecciones ahora toca cumplir con las promesas hechas durante la campaña.  Bajo el lema “La Coruña 20&20”, el PP presentó un proyecto de ciudad compuesto por propuestas agrupadas por sectores y por barrios, que van desde la recuperación de la policía de barrio para todos los distritos o la creación de una concejalía de emprendedores, hasta la construcción de aparcamientos disuasorios o el soterramiento del tráfico entre la plaza de Orense y La Solana.
Para los barrios, el alcalde electo, Carlos Negreira, anunció una serie de actuaciones comunes a todos los barrios que pasan por la construcción de rampas mecánicas y la instalación de ascensores en las calles con desniveles; la adaptación de los párkings públicos para que sean accesibles a todas las personas y la ejecución de mejoras de mantenimiento en todos los distritos (reparación de pavimento, reforma de la red alcantarillado, más zonas de carga y descarga, cambio de alumbrado,...) y la eliminación de tapones urbanísticos, en especial en O Castrillón.
Entre las propuestas comunes destaca un plan de dinamización del comercio local y la recuperación de la figura de la policía de barrio. Además, para mejorar la seguridad, Negreira dotará a la Policía Local de un nuevo cuartel en Los Rosales. También se comprometió a crear áreas de juego cubiertas hasta en 23 espacios públicos, más zonas caninas y la dotación de los parques con elementos biosaludables.
El PP apuesta, además, por mejorar la circulación con la construcción de aparcamientos disuasorios, como en el caso del polígono de Pocomaco. Habrá más párkings por toda la ciudad. Destaca la promesa para dotar a la plaza de As Conchiñas de un subterráneo con 300 plazas, o la creación de 1.300 plazas de aparcamiento en superficie en Eirís.
Además, Negreira se comprometió a modificar algunas de las medidas que se llevaron a cabo durante los últimos cuatro años. Así, el conservador quiere reformar el bulevar de General Sanjurjo y realizar un estudio consensuado  con los vecinos para analizar los cambios que necesita el nuevo corredor verde de Pablo Picasso. También anunció la supresión del carril bus en las calles estrellas, y se comprometió a realizar un nuevo estudio para su implantación en otras vías.
En el caso del transporte público, el recién elegido alcalde propone una tarifa plana mensual, el 100% de los transbordos gratuitos, la dotación de todas las paradas con marquesinas e indicadores electrónicos, el incremento de frecuencias o la creación de una nueva línea al campus del Elviña desde Los Rosales.

La fachada marítima > Entre sus proyectos estrella destaca el plan para reformar la fachada marítima una vez queden liberados los espacios portuarios. Negreira apuesta por soterrar el tráfico entre la plaza de Orense y La Solana. Para ello plantea un proyecto dividido en cuatro fases independientes, que comenzaría en la zona de O Parrote. Sobresale la construcción de un intercambiador y un párking informatizado en el puerto, a la altura de Linares Rivas, que se completarían con un centro de información y servicios para los turistas.
Negreira prometió designar un gerente de turismo, poner en marcha una red social de la Torre de Hércules y a pintar 200 medianeras con murales, en zonas como la calle de Adelaida Muro. A esto se suma su intención de crear en el Barrio de las Flores el primer distrito verde de la ciudad y otra barandilla para el Paseo Marítimo.


 

El PP aterriza con promesas como la policía de barrio o la revisión del carril bus