Las concejalas de barrio mantuvieron 28 reuniones al día con vecinos en 2013

Pazo y Hervada con el concejal de Medio Ambiente, Enrique Salvador, en una visita a los barrios

Dentro del balance por áreas que está realizando el Ayuntamiento de la gestión del año pasado, ayer fue el turno de las concejalas de barrio. Las responsables de este departamento Mariel Padín, Carmen Hervada y Susana Pazo mantuvieron durante el año pasado una media de 28 reuniones al día con los vecinos y diferentes colectivos de la ciudad.
Según el gobierno local, el número total de gestiones asciende a 10.445 euros. En el Ayuntamiento sostienen que el 90% de los encuentros tuvieron lugar en los propios barrios, “con el objetivo de conocer de primera mano las inquietudes y sugerencias de los distintos colectivos vecinales”.

Una de sus misiones durante el año pasado fue el control del plan RUA de limpieza intensiva

En su mano también estuvo la gestión de las subvenciones a las diferentes asociaciones de vecinos para la “dinamización” de su actividad. El gobierno local defiende que las ayudas específicas “se enmarcan dentro del principio de objetividad, concurrencia, transparencia e igualdad”, con el fin de que ejerzan como “canalizadoras del sentir ciudadano”.
Las tres concejales también fueron las encargadas de coordinar, un año más, el desarrollo del plan RUA, para la limpieza intensiva de la ciudad por barrios. En coordinación con el área de Medio Ambiente, las concejalas de barrios vigilaron los trabajos de mantenimiento y limpieza en las 1.170 calles y plazas por las que pasaron los operarios.
También gestionaron los 97 talleres y charlas medioambientales que se realizaron en centros cívicos, bibliotecas municipales, colegios y centros de educación especial, que contaron con 1.859 asistentes.

participación
Pese a que en el gobierno local defiende la “efectividad” de la Concejalía de Barrio, a lo largo del año pasado se pudieron escuchar numerosas críticas por parte de diferentes colectivos vecinales, que se quejan de que, pese a la existencia de este departamento, parte de sus problemas no llegan al Ayuntamiento y los barrios están “peor atendidos”.
Muchos colectivos entienden que la forma de actuar de ahora de la administración municipal hace que los problemas de los vecinos se enquisten, ya que se quedan “atascados” en el departamento de barrios, en lugar de tratarlos directamente con los concejales responsables de las diferentes áreas.
A las críticas de los vecinos se suman las de Esquerda Unida. Su portavoz, César Santiso, calificó de gestión “sectaria, caciquil, amiguista e publicitaria a que fai o PP da participación cidadá”, y acusó a las concejalas de barrio de “limitar o seu traballo a sacar unha foto ao día en lugar de antender as necesidades da veciñanza”.
Santiso sostiene que el gobierno local “non só mantén a desigualdade de trato entre barrios e o incumprimento do regulamento de participación cidadá”, sino que “diminúe a comunicación coa veciñanza, mentras tece unha rede clientelista que pretende vender favores a cidadanía de xeito individual en lugar de outargar dereitos colectivos”.

Las concejalas de barrio mantuvieron 28 reuniones al día con vecinos en 2013

Te puede interesar