Juárez explica que la Fábrica de Armas se adjudicó solo por “criterios técnicos”

16 septiembre 2014 / 17 septiembre 2014 página 3 A Coruña.- Hércules Armamento se hace con la gestión de la Fábrica de Armas
|

“Sin ningún tipo de prejuicio hacia ninguno de los dos proyectos”. Para el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, no hay ningún oscurantismo en la adjudicación de las instalaciones de la Fábrica de Armas a Hércules de Armamento. Los miembros del extinguido comité de empresa sembraron la duda sobre la concesión de la factoría al proyecto liderado por el exdirector de la planta, Ramón Mejuto. De hecho, cuando el pasado lunes se conoció la noticia de que Hércules era el mejor puntuado en el concurso público convocado por el Ministerio de Defensa, el colectivo sindical recogía con cierto escepticismo esta información.
El delegado salió al paso ayer de estas sospechas y recordó que “cuando las administraciones sacan a concurso una instalación pública, tienen una normas de adjudicación que se exigen que se asegure la publicidad y la libre concurrencia de los interesados”. “Fue lo que se hizo en este caso”, insistió Juárez.
El delgado del Gobierno puso de manifiesto su agradecimiento al Ministerio de Defensa por convocar el concurso público para estas instalaciones lo que, recordó, “permitirá continuar con la actividad industrial en la Fábrica de Armas”.

"criterios técnicos"
Si los extrabajadores de la factoría muestran sus dudas ante las razones que han podido mover al Ministerio de Defensa para adjudicar a Hércules de Armamento la planta de Pedralonga, para Juárez no hay lugar para estas sospechas. Según el delegado, en el proceso público de la Fábrica de Armas de A Coruña han regido, únicamente “criterios técnicos”. “El concurso se ha hecho con todas las garantías, donde se evalúan técnicamente los proyectos”, explicó el delegado.
“El ministerio no tiene prejuicio hacia ningún proyecto y además no lo puede tener”, constataba Juárez. Asimismo, el portavoz del ejecutivo central quiso zanjar cualquier controversia al respecto y señaló que “las garantías de la buena administración de lo público así lo exigen, por lo tanto, no tenemos nada más que decir”, concluyó.
Los exmiembros del comité de la Fábrica de Armas han convocado para hoy una rueda de prensa para valorar la concesión de las instalaciones a Hércules de Armamento. Esta decisión echa por tierra todas sus pretensiones de volver a reactivar la fábrica con los 61 últimos despedidos de la mano del instituto financiero IFFE, que contaba con el respaldo de la parte social. Desde que se firmaron las últimas cartas de despido, en junio de 2013, los extrabajadores estaban divididos y posicionados con cada uno de los proyectos interesados. Los miembros del comité, en su mayoría pertenecientes a UGT, secundaban la opción de IFFE, mientras que los afiliados a la sección sindical de la CIG en Santa Bárbara respaldaban la opción de Hércules de Armamento, liderada por un conglomerado de inversores.

Juárez explica que la Fábrica de Armas se adjudicó solo por “criterios técnicos”