Las actuaciones de los bomberos caen un 50% durante el último mes

19 marzo 2020 A Coruña.- Los bomberos auxilian a una nonageria que se había caído en su domicilio de Labañou Los bomberos utilizaron trajes antisalpicaduras contra el coronavirus
|

La actual coyuntura ha provocado grandes cambios en los hábitos de los coruñeses, lo que conlleva también cambios importantes en las emergencias que se producen. En el caso de Bomberos, este servicio de emergencias ha visto reducido el número de llamadas que recibe en un 50% desde que comenzó el estado de alarma. Aún así, se han registrado cerca de cerca de setenta salidas, pero la práctica totalidad son en respuesta a una llamada alertando de que una persona mayor ha sufrido una caída en su domicilio.

El último caso registrado fue a las seis de la mañana de ayer, cuando los bomberos recibieron un aviso para auxiliar a un jubilado que se había caído en el trayecto del baño a la cama. Afortunadamente, era beneficiario del servicio de teleasistencia de Cruz Roja y no tuvo más que apretar el botón de alarma. Pero fue necesario que los bomberos abrieran las puertas a la dotación de la ambulancia de Cruz Roja.

Entorno al 70% de los casos que atienden es semejante a este, aunque también se han registrado conatos de incendio doméstico y hace unos días, el mal tiempo reinante provocó avisos por vallas que se desplomaban. También se registró algún baldeo por accidente de tráfico, un escape de gas en un calentador cerca de la estación de buses... Para los bomberos, la razón está clara: “La gente está mucho más en casa y si surge una emergencia, como la provocada por un despiste, la solucionan por su cuenta antes de que sea tan grave que se haga necesario llamarnos”. El suceso más grave que tuvieron que atender durante el estado de alarma fue el incendio registrado el día 3 en la calle de Posse, donde resultaron calcinados siete coches.

Sin entrar, si es posible  

Por otro lado, la amenaza omnipresente del Covid-19 ha obligado a los bomberos a modificar ligeramente sus protocolos a la hora de acudir a una emergencia: Siempre que pueden, procuran no entrar y se limitan a franquear la entrada a los sanitarios.

Pero a veces, existe la sospecha de que la víctima está infectada y de cualquier manera tienen que acceder a la vivienda para ayudar al personal de Urgencias. Es entonces cuando hacen uso del su Equipo de Protección Individual (EPI), que incluye traje y máscara protectora. Ocurrió en un par de intervenciones, en las cercanías de Puerta Real.

Incluso dentro del parque, los bomberos mantienen precauciones. Los turnos nunca se mezclan, y acceden por distintas rutas, se toman a menudo la temperatura y se desinfectan las instalaciones todos los días. Para ello se ha comprado recientemente un cañón de ozono.

Las actuaciones de los bomberos caen un 50% durante el último mes