Reportaje | Desde guías de viaje de los 50 a los militares más laureados

|

De Ponferrada, Barcelona o Valladolid, los expertos en buscar joyas de celulosa llevan una semana ocupando sus puestos en una Feria do Libro Antigo e de Ocasión. No sé irán hasta el 29 y aunque el horario está confuso, es distinto al del programa, la actividad levanta la reja a las 10.30 horas y no cesa hasta las 14.00. Por la tarde, abren de 17.00 a 22.00 horas.
Para citas como la de los jardines de Méndez Núñez, los libreros seleccionan un poco de todo porque la curiosidad es libre y se posa en tomos por su temática, exclusividad, por el autor o el precio que viene adosado a sus lomos. Eso sí, cuentan los comerciantes que siempre se traen un especial Galicia y A Coruña. Entre viejas ediciones, colocan también restos de ediciones que adquieren a través de firmas editoriales o distribuidoras.
Tienen entre diez y 15 años y por lo que sea, no cumplieron las expectativas de mercado: “Un best seller pueden publicarlo seguido durante un año y después ya nada”. Así que “te lo encuentras pasado el tiempo”, cuenta Antonio Pariente. En su puesto colindan las primeras ediciones de Camilo José Cela con una colección de los años 50 formada por tomos sobre países.
Nada que ver con las guías de viaje actuales porque uno los abre y toca la belleza con las manos. En páginas con ilustraciones preciosas repletas de historias interesantes. De “Los Países Nórdicos” al “Benelux”, cuenta el librero que lleva cerca de 30 años detrás de ellos desde que cogió el primero un día y se enamoró.
En El Asilo del Libro (Valencia) atienden a escritores gallegos y ofrecen a uno de Vilanova de Arousa, Ramón María del Valle-Inclán en primera ediciones. Quin habla de uno especial. Se trata de todos los militares laureados en España: “Lo condecorados con la distinción más alta del ejército español”. Es de los años 40. Son exquisiteces de papel que se juntan sobre el mismo perímetro con otros que no les desmerecen, pero que tienen muchos hermanos desperdigados por el mundo. Desde los dos euros, el lector se puede hacer con títulos imprescindibles, aptos para dormir en la estantería de casa.
El conjunto de especialistas se queja de la desatención que reciben porque no hay un acto de recepción y se pasa de las novedades editoriales a las añejas sin más.
Aún así, no pierden la oportunidad para mostrar sus fichajes. De A Coruña, hay dos representantes: O Recuncho y Fiandón. Señalan que los libros de fondo y descatalogados se presentan a un precio asequible, “un bo motivo para a lectura, aínda que tamén será posible achegarse a documentos, carteis, gravados, postais, xoias bibliográficas, etc… dentro dun variado abanico temático nunha proposta interesante para coleccionistas”, y la mirada viva, en general. l

Reportaje | Desde guías de viaje de los 50 a los militares más laureados