Hermanos Jarz: Una dinastía de trapecistas volantes de Vigo

El trapecista Manuel García Araújo

Ha cumplido 76 años, se llama Manuel García Araújo, es oriundo de Vigo y, con sus hermanos, alcanzó el triunfo en el mayor espectáculo del planeta: el circo. Su nombre artístico, los “Jarz”. Eran los trapecistas volantes, un oficio espectacular y vistoso que sus padres encajaban entre el orgullo y la preocupación.
La suya es la historia de una larga estirpe. Con su mediana estatura, tez morena y apoyo de una muleta, Manolo, expone cómo eran algunos de esos balanceos, nunca faltos de riesgo, y se emociona al recordar que acabaron siendo cuatro, porque “un hermano falleció en pleno acto”.
Él, el menor, estuvo matriculado “en la carrera de Económicas”, pero pronto vio que eso no era lo suyo y continuó con la profesión de la familia.
Lamenta, desde su residencia en Madrid, que “este mundo” no tenga un mayor reconocimiento. Arremete contra la corriente de opinión contraria al empleo de animales en los circos: “Esas personas que hablan deberían ver cómo son tratados antes de pronunciarse tan alegremente”.
La edad no ha hecho que Araújo pierda ese espíritu de crítica constructiva que siempre lo acompañó. Mientras degusta un pulpo á feira, confiesa que uno de sus sueños incumplidos es el de tener una escuela de circo.
Fue maestro de trapecio un año, en Ourense, en Benposta. Este hecho le sirve de base para explicar la ligazón entre el circo, Galicia y el Padre Silva.
Hubo un hombre llamado Secundino Feijóo que se casó con Paca, de origen gitano, y el matrimonio se decantó para su supervivencia por el circo, a la que se sumó Silveria, funámbula.
El Circo Feijóo terminaría llamándose ‘Circo Americano’. No fue uno de los mejores circos de España, fue el mejor.
Lo cuenta Araújo: “El que no valía, no estaba en el Circo Americano”. Y añade, consultado por el nombre elegido, que las denominaciones suelen ser “aleatorias”, no tienen “significado”.
Manuel y sus hermanos sí estaban en la larga nómina del Circo Americano. n

Hermanos Jarz: Una dinastía de trapecistas volantes de Vigo

Te puede interesar