Casi cuatro de cada diez adolescentes ha amenazado alguna vez a un compañero

Aula de un Colegio Público. EFE/Archivo
|

Casi cuatro de cada diez adolescentes españoles, de entre 11 y 18 años, ha amenazado en alguna ocasión a un compañero o le ha gastado una broma humillante, casos de "bullying" (acoso) que podrían aumentar con el consumo de sustancias tóxicas o con amigos o padres que no les escuchan.

Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado por la ONG Intermedia Social Innovation, un proyecto financiado por la Comisión Europea, como el de la fundación británica BeatBullying, que ha puesto en marcha una web que funciona como una red social donde los chavales que sufren algún tipo de acoso cuentan con un espacio para interactuar de forma anónima.

El estudio realizado por la organización italiana no concreta cómo amenaza ese 35 % de adolescentes, es decir qué proporción lo hace de forma directa o por la red.

Pero su secretario general, Reynaldo Rivera, recuerda que otros estudios europeos indican que hay un 16 % de ciberacoso (ciberbullying) entre adolescentes y asegura que "España está sobre la media europea".

Además, el estudio indica que sólo el 30 % de los adolescentes encuestados realizaba deporte fuera del colegio, mientras que el ocio del resto era ir a centros comerciales con los amigos, navegar por internet o los videojuegos, y eso, según Rivera, tiene un "impacto en su personalidad y en su salud".

El 60 % de los adolescentes, además, jamás había hablado con sus padres del tema de internet, el 42 % nunca ha visto una película con ellos y el 73 % jamás ha compartido con sus progenitores una partida de videojuegos, unos porcentajes que preocupan a los especialistas ya que "el rol de los padres es clave".

Pero los amigos tampoco se quedan atrás porque el 27 % de los adolescentes encuestados afirmó que no tiene libertad para expresar libremente lo que piensa a su grupo de amigos.

Para salir del "bullying" es necesario rodearse de un grupo de amigos positivos, con proyectos de tipo voluntariado o de ayuda solidaria, pero además también es vital fomentar el diálogo entre los chavales, los padres y los educadores y "formar una alianza educativa en la que no se actúa como que los niños son personas que no tienen derechos".

Hay que escuchar las señales y aprender a leer los mensajes que dejan los chavales, según han señalado hoy especialistas, como Anthony Smythe, director del proyecto BeatBullying-mentors, que pretende formar jóvenes como mediadores de los conflictos que se dan en las aulas y cuenta con una plataforma on-line que da apoyo frente al acoso escolar.

Smythe ha ofrecido datos de otro estudio realizado por Microsoft que asegura que un 35 % de adolescentes españoles ha sufrido alguna vez ciberacoso a través de las redes, y que el 81 % de los jóvenes españoles manifiesta que se siente preocupado por este tema.

La ONG española Cooperación Internacional formará en este curso escolar a 200 jóvenes para concienciarlos de lo que es el acoso escolar, un concepto en el que en muchos casos tienen confusión.

Oscar Maeso, coordinador del proyecto de esta plataforma en España y responsable del área de desarrollo de Cooperación Internacional, ha incidido en la importancia de la formación para que los jóvenes se hagan responsables y puedan ser capaces entre ellos mismos de frenar el fenómeno.

Casi cuatro de cada diez adolescentes ha amenazado alguna vez a un compañero