Las ofertas de recogida de basura tendrán que valorarse de nuevo

22 octubre 2019 página 5 A Coruña.- El Gobierno local maneja tres salidas para el nuevo contrato de la basura La recogida de contenedores se efectúa sin contrato desde hace casi tres años
|

Tal y como se venía temiendo desde hacía meses, el Ayuntamiento tendrá que volver a valorar todas las ofertas que se han presentado en el concurso del contrato de recogidas de basuras. El fallo del 12 de junio del Tribunal Administrativo de Contratación Pública de Galicia (Tacgal) no deja lugar a dudas, así que el Ayuntamiento anulará hoy el procedimiento por que excluyó las ofertas presentadas por las UTE Valoriza y Copasa. Eso significa retroceder hasta principios de año, cuando se descartaron a estas empresa, y probablemente no se concederá hasta finales de año o a principios del siguiente. Hay que recordar que el contrato de recogida de basuras lleva ya tres años realizándose de forma irregular por Cespa después de que expirara la anterior concesión.

En el caso de Valoriza, el Ayuntamiento había descartado su oferta por un error al cifrar el coste de su oferta. En una parte de su documento señalan 11.029.400 euros (con un IVA de 1.102.940 euros) al año y más adelante se puede leer 10.832.798 euros (con un IVA de 11.916.00). El Tacgal considera la decisión en “exceso estricta”, porque el desglose que acompaña a la cifra permite saber cuál es la oferta real. Es decir. 11.916.078 euros, así que el error no era imposible de aclarar.

En cuanto a Copasa, que fue excluida por ofertar un vehículo inadecuado para la recogida de residuos de la zona de hostelería del centro. El contrato exigía un camión recolector compactador de carga trasera de 3 metros cúbicos, pero el Tacgal entiende que las razones que alegaba permitían a Copasa ofrecer camiones de cinco metros cúbicos.

Posibles recursos

No hay que olvidar que el contrato de recogida de basuras, de los más importantes del Gobierno local, se adjudicó a la UTE de FCC, sin esperar a la resolución del Tacgal. Eso significa que los perjudicados pueden recurrir e incluso ante un juzgado de lo contencioso-administrativo e intentar invalidar todo el proceso, lo que podría implicar un retraso mucho mayor.

En todo caso, esta noticia supone un revés para la Concejalía de Medio Ambiente, que trabaja a marchas forzadas para tratar de adjudicar los contratos de basuras que dejó en el aire el Gobierno de Xulio Ferreiro. No solo el de recogida, sino también el de reciclaje. Aunque la actual edil, Esther Fontán, se encontró con los pliegos de condiciones ya redactados (pliegos que ha criticado en numerosas ocasiones) también se encontró con la maraña de recursos y alegaciones en la que se había enredado antes que ella la Marea Atlántica.

Las ofertas de recogida de basura tendrán que valorarse de nuevo