La Patrulla Verde ayudará a controlar los desperdicios en la zona del botellón

|

La Patrulla Verde, la unidad de la  Policía Local que se dedica a perseguir las infracciones a las ordenanzas medioambientales, pasa a doblar sus efectivos: de tres a seis agentes. La concejala de Medio ambiente, María García, presentó a los nuevos efectivos en el parque de Bens, acompañada del coordinador del área de Seguridad Ciudadana, Carlos Touriñán, y del jefe de la Policía Local, José Antonio Brandariz. García expresó su confianza de que la Patrulla Verde ayudará a controlar el fenómeno del botellón, que deja cada fin de semana toneladas de desperdicios en los jardines de Méndez Núñez. 
“Non son partidaria dunha política só sancionadora”, aclaró García, que explicó que será necesario guiar a los más jóvenes hacia otras formas ocio. Pero no cabe duda que las sanciones serán también necesarias, igual que ocurre en el caso de la contaminación acústica. “Temos moitas queixas por ese motivo”, confesó la edil que reconoció que, aunque las denuncias suelen referirse a fiestas domésticas o a la mala insonorización de los locales de ocio nocturno, la mayor cantidad de decibelios que reciben los coruñeses proviene del tráfico. “Pero ninguén se queixa diso. É como se o tivéramos asumido”, se lamentó. 
Otra competencia de la Patrulla Verde es lo que García denomina “a adecuada convivencia entre animais e cidadanía”. En este aspecto, la edil de Medio Am biente reconoció que existe una gran cantidad de perros de razas potencialmente peligrosas sin licencia en la ciudad y se trabajará en ese sentido: “Pero tamén noutros temas, como nas condicións de vidas dos animais e a prevención do abandono”.

La Patrulla Verde ayudará a controlar los desperdicios en la zona del botellón