El textil representa el 70% del saldo comercial positivo gallego

La multinacional Inditex supone un “motor” económico de la provincia | aec
|

El sector textil, con Inditex a la cabeza, representa el 70% del saldo comercial positivo de la economía gallega, lo que le permite crecer por encima de la media española y también europea. Así se recoge en el Informe Ardán 2017, elaborado a partir de las cuentas anuales de 18.235 empresas con domicilio social en Galicia correspondientes al ejercicio de 2015 y que ayer fue presentado en el Consorcio de la Zona Franca de Vigo.
Uno de sus autores, el economista Santiago Lago, indicó que el “efecto Inditex es clarísimo”, y lo ilustró con un dato: a lo largo de la crisis, “el sur ha perdido peso” en la economía gallega, sobre todo en la provincia de Pontevedra, y más exactamente en el área de Vigo, mientras que A Coruña lo ha ido ganando.
Lago recalcó que “A Coruña no le ha quitado nada a Vigo”, sino que “tiene ese motor” que es el sector textil, que, gracias a su “globalización inteligente”, ha ido creciendo, mientras que la industria de Vigo ha sido “más golpeada por la crisis”.
El sector textil, básicamente copado por las empresas del grupo Inditex con el 26,36% del total, encabeza el ránking del valor añadido bruto de la actividad empresarial en Galicia. Le siguen la construcción con el 10,13%, los servicios profesionales con el 9,3%, la automoción y equipo con el 8,29%, logística y transporte con el 7,88% y la pesca con el 5,44%.

Equilibrio comercial
Otro de los autores del informe Ardán, Albino Prada, pese a valorar que, descontados el textil y la automoción, Galicia aún tendría un equilibrio comercial, y también que ha crecido el número de empresas que operan en el exterior, sobre todo las de mayor tamaño, y ha apostado por diversificar más los sectores exportadores.
Todo ello para evitar que la “excesiva dependencia” de antaño con respecto a la automoción no se repita ahora con el textil. Como ejemplo, aludió a que existe “un buen número de empresas” relacionadas con distribución comercial, logística y diseño, que aparecen clasificadas como de servicios, pero su “lógica productiva” depende del dinamismo exportador de Inditex.
Prada atribuyó al comportamiento de las exportaciones en Galicia, que en 2016 superaron por primera vez a Cataluña, el hecho de que su economía crezca por encima de la media española, a su vez a un mayor ritmo que la europea, cuando su demanda interna es inferior en ambas comparativas.
Santiago Lago reparó en que, en el histórico desde 2000 a 2016, el crecimiento del PIB acumulado de España y de Galicia fue “prácticamente idéntico” pese a la dispar evolución del saldo vegetativo. Previno también de los efectos a largo plazo de la caída de la inversión en I+D+i por parte de las empresas, más centradas en mejorar su situación financiera; y apostó por eliminar trabas burocráticas que son como “grasa acumulada”.
Sobre la deslocalización de empresas a Portugal, consideró que a lo mejor en el país vecino “se están pasando” y su política de atracción de inversiones “puede acabar en algún problema”. “Puede que estén siendo laxos de más, no hablamos de eso, pero podríamos simplificar” la tramitación para la implantación de actividad económica, defendió.

El textil representa el 70% del saldo comercial positivo gallego