El Ayuntamiento denuncia el continuo robo de adoquines en la zona de O Portiño

El empedrado de la zona ha sido repuesto en varias ocasiones, según el concejal de Regeneración Urbana | quintana
|

Muy alejado del centro de la ciudad, a O Portiño puede llegarse por el Paseo Marítimo, que pasa a convertirse de calzada asfaltada a otra de adoquines hasta el monumento “Ventana al Atlántico” de Francisco Pazos, frente a un espacio también adoquinado donde pueden aparcar los coches para detenerse a contemplar el espectáculo de la puesta del sol a través de la escultura. Pero aparcar es difícil porque un desconocido está robando sistemáticamente los adoquines. 


El resultado de esta acción vandálica es que la explanada está llena de boquetes anegados que hacen muy difícil la circulación. Es una muestra más del vandalismo que sufre la zona de O Portiño desde hace años. 


El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, comentó el problema recientemente. “Xa interviñemos varias veces alí porque alguén retira os adoquíns. Temos un problema alí”. Según el responsable municipal, el Ayuntamiento ya reparó los boquetes dejados por el robo de adoquines, solo para comprobar meses después que aparecían nuevos huecos en la explanada. Xiao Varela repitió a los vecinos que “enviaría alguén para mirar alí” pero no transmitió muchas esperanzas a los que desean ver como se reparan los boquetes: “É unha zona apartada”. 


No está claro quién se beneficiaría del robo del empedrado de O Portiño, pero Varela está seguro de que el ladrón de adoquines “levaraos para algún lado”. Aunque no se negó a repararlo de nuevo, el concejal de la Marea Atlántica insistió en que cada vez que se ha hecho, “varias veces”, el resultado han sido nuevos robos.   


Daños recurrentes 

No es la primera vez que el estado de las infraestructuras en O Portiño sale a relucir. En verano, fueron los vecinos de San Pedro de Visma los que se quejaron del degradado estado de la zona de aparcamiento de autocaravanas, en las que los baños públicos están destrozados. 


La concejala de Medio Ambiente, María García reconoció que la infraestructura presenta deficiencias, pero negó que fueran debidas a la falta de mantenimiento, sino que se derivan directamente del vandalismo. 


“É unha zona onde reparamos e ao pouco tempo, volve xerarse o mesmo problema”, explicó, en una réplica muy semejante a la de Varela. Pero como O Portiño está muy apartado, la Policía Local no puede patrullarlo a menudo. 


En invierno son pocos los que se acercan a disfrutar de las hermosas vistas de la zona pero con la llegada del verano, la falta de instalaciones en condiciones se hace notar aún más. La concejala aseguró entonces que se le dan instrucciones a los servicios técnicos para que reparen los daños. 


Por lo menos, las reparaciones mínimas necesarias para que el área funcione. De todos modos, María García también dejó claro que cada vez que se repara, tanto los aseos públicos como la infraestructura no tardan mucho en volver a deteriorarse: “Temos un problema con iso”.


 García denunció que “en xeral, temos un problema de vandalismo na cidade pero que se acentúa nas zonas máis apartadas”. Los daños que sufren las instalaciones suponen un fuerte desembolso para las arcas públicas, sin que exista una forma sencilla de impedir que esta situación se perpetúe.

El Ayuntamiento denuncia el continuo robo de adoquines en la zona de O Portiño