El Paseo Marítimo ya está libre de vallas y dispuesto para recibir a los turistas

|

El Ideal Gallego-2011-07-09-011-0b1c8760

  redacción>a Coruña

  Los agujeros del Paseo Marítimo que se habían levantado en la zona de obras ya están prácticamente tapados. Tras la noche de San Juan, los operarios trabajan en el cierre de los socavones que se habían destapado en la zona como consecuencia del inicio del cambio de pavimento, a la espera de que el Ayuntamiento y la empresa diesen el visto bueno a la paralización del proyecto hasta después del verano.
Fue el anterior gobierno local el que decidió que las labores para la sustitución del firme del Paseo se desarrollasen durante la temporada estival. Tras la toma de posición, el alcalde, Carlos Negreira, anunciaba que el Ayuntamiento estaba estudiante la posibilidad de aplazar hasta septiembre la reforma de la vía, ya que los trabajos podrían resultar peligrosos durante la época de mayor afluencia a las playas.

Proyecto > Para la realización de los trabajos, el anterior gobierno local había reservado una partida de 741.000 euros. El proyecto consistía en aplicar una losa de hormigón con maya metálica entre el Orzán y Riazor. El material, más resistente que el anterior, había sido probado previamente a la altura de Playa Club, con el objetivo de que éste pudiese soportar el paso de la maquinaria de limpieza y de montaje de los diversos actos que se organizan en los arenales a lo largo del año.
Aunque las obras iban a coincidir con una de las épocas de mayor afluencia del Paseo, el anterior ejecutivo tenía previsto realizar la obra por fases. En principio, el actual gobierno local no tiene previsto descartar esta posibilidad.
Los vecinos llevan tiempo denunciando el mal estado en el que se encuentra el Paseo Marítimo. Durante su etapa en la oposición, los populares también alertaron en numerosas ocasiones el peligro que suponía el estado de abandono de la senda entre el Orzán y Riazor.
Además del tema del pavimento, otro de los asuntos que está pendiente de resolver es el de la barandilla. Negreira ya anunció que convocará un concurso de ideas para elegir un nuevo diseño para el tramo que actualmente se encuentra sin balaustrada, después de que el mar se la llevase por delante en noviembre.


 

El Paseo Marítimo ya está libre de vallas y dispuesto para recibir a los turistas