Pepe Galán presenta una instalación en Belas Artes inspirada en Isidoro Brocos

El artista introdujo la pieza acompañado de Anxo Lorenzo y Ángeles Penas javier alborés
|

Nace de caminar por las calles y los espacios que tuvieron algo que ver con Isidoro Brocos. Por eso, la instalación que Pepe Galán presentó ayer en el museo de Belas Artes ocupa la misma sala que la que pueblan las piezas del artista que guió a Picasso por los terrenos de la genialidad y de otras relacionadas como el retrato que le hizo Joaquín Vaamonde.
“Ollada de Brocos” es el resultado de un taller impartido por el propio escultor en el marco de “Artistas no museo” para que los creadores tengan la ocasión de implicarse en el programa habitual del centro de Zalaeta, reforzando de paso la difusión pública de su obra, según explicó el secretario general de Cultura, Anxo Lorenzo, que acudió al acto junto a la directora del museo, Ángeles Penas.
El representante de la Xunta destacó “a contribución que supoñen estas intervencións para a dinamización do museo, con propostas que propician un diálogo entre o artista coa arquitectura do museo e coa colección”.

GEOGrAFÍA VITAL
La instalación “Ollada de Brocos” surge a raíz de la actividad que pilotó Galán con su experiencia y formación sobre Brocos como bandera. Esto llevó a los participantes a pararse en cada esquina y calle con mensaje del profesor del pequeño Pablo. En esas paradas, los alumnos realizaron dibujos y fotografías, se acercaron a la vida de esta figura y masticaron su impronta. Los sitios que inspiraron al escultor fueron la Escola Elemental de Artes Industriais da Coruña, a Escola Provincial de Belas Artes, a Real Academia de Belas Artes Nosa Señora do Rosario y la Escola Superior de Deseño Pablo Picasso, así como la calle de San Roque, donde Brocos tenía su estudio y residencia familiar.
Las experiencias y las materias que resultaron de este itinerario por la geografía vital del artista se plasmaron en un audiovisual musicado con la pieza “Muiñeira para piano 1910”, escrita por Brocos, y en la propia instalación.
Y es que la creación está compuesta por dibujos originales, elementos icónicos realizados digitalmente y un mapa de la segunda mitad del siglo XIX –época en la que vivó Brocos–, que se enfrenta a un croquis actual para situar al público en los principales lugares por los que transitó el artista, vinculados con su mundo personal y profesional.

Pepe Galán presenta una instalación en Belas Artes inspirada en Isidoro Brocos