La otras parcelas que la Marea ofreció para Mi Casita retrasaban el proyecto

Copia de El Ideal Gallego-2017-04-23-003-971bceaf
|

Si el Hogar Sor Eusebia quería poner en marcha el proyecto Mi Casita de manera inmediata solo contaba con la opción de Eirís. Las otras dos parcelas que el Ayuntamiento puso a disposición de la entidad social, en el entorno de su sede y en San Pedro de Visma, requerirían de actuaciones de diversos carácter antes de poder comenzar los trabajos.
Estas otras dos opciones eran de mayor agrado para el Hogar Sor Eusebia, pero tenían ciertos inconvenientes que obligaron a inclinar la balanza en favor de la parcela escogida en Eirís.
La entidad social busca que el proyecto eche a andar lo antes posible, pero las parcelas de San Pedro de Visma y la del entorno de su sede no encajaban en esta planificación. La primera de ellas presentaba los peores condicionantes, ya que entre los cambios necesarios se incluía negociar con algunos propietarios de terrenos y, sobre todo, construir accesos, lo que hubiese implicado una inversión por parte del Gobierno municipal.
Estos inconvenientes provocaban que la parcela no estuviese preparada en un futuro próximo ya que desde María Pita no se dio ningún paso para agilizar su puesta a punto.
Mientras tanto, la otra parcela, situada en los alrededores de la sede del Hogar también presenta algunos obstáculos que juegan en contra de la entidad. Este espacio está diseñado en la actualidad para usos rústicos, por lo que debería ser sometida a un cambio dotacional en el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) que implicaría un proceso bastante largo. Aunque posible, de nuevo retrasaría mucho la planificación con la que cuenta el hogar.
Abocados 
Con este panorama, la entidad social se vio abocada a seleccionar la tercera parcela ofertada por el Ayuntamiento, en este caso en Eirís, y que provocó un fuerte rechazo tanto por parte de los vecinos como de los comerciantes de esta zona y de otros barrios de las cercanías.
El espacio elegido por el Hogar Sor Eusebia para la colocación de la veintena de módulos para indigentes se encuentra en un rincón del parque de Eirís, en la esquina de la avenida de Lamadosa con la calle de Julio Montero, y ocupa 1.507 metros cuadrados.
Después de meses de espera para conocer cuál sería la ubicación del proyecto Mi Casita, ahora el rechazo ciudadano puede suponer otro retraso en la puesta en marcha de la iniciativa. l

La otras parcelas que la Marea ofreció para Mi Casita retrasaban el proyecto