Trabajadores del Registro Civil de A Coruña protestan contra su privatización

En el archivo del Registro Civil de la ciudad se guardan documentos desde 1870 patricia g. fraga
|

Trabajadores del Registro Civil de A Coruña han protestado hoy contra su privatización durante el pleno municipal, del que han sido expulsados y donde se ha rechazado una moción a su favor presentada por el grupo socialista.
Con el argumento de que "está en su mano cambiar la ley", el PSOE coruñés ha pedido al Gobierno municipal apoyo para los trabajadores y el servicio gratuito para los ciudadanos, intervenciones que han sido aplaudidas por la grada.
Por su parte, Miguel Lorenzo, concejal de Servicios Sociales, se ha declarado "defensor del Registro Civil y sus trabajadores, pero también de la modernización", en alusión a la creación de una "plataforma telemática de atención al ciudadano" para llevar a cabo sus gestiones civiles.
Los socialistas han afeado al Gobierno local que se mantengan los puestos de los trabajadores tan solo "apoyando la posibilidad de que sigan siendo funcionarios públicos" al hacerse efectiva esta reforma.
Por otra parte, Izquierda Unida ha introducido en el debate la Operación Pokemon y ha proferido acusaciones de "dedocracia" al primer teniente de alcalde, Julio Flores, que ha defendido su inocencia al afirmar que "ni todos los políticos son corruptos, ni todas las sospechas terminan en condena".
Flores ha invitado a la "reflexión" por "despellejar" a personas inocentes, un comportamiento político que ha calificado de "miserable".
El pleno ha aprobado además la modificación de la Ordenanza de Vertidos y, en relación a los recortes en sanidad, el PSOE ha advertido del colapso de las urgencias y la falta de asistencia sanitaria a inmigrantes, una situación que Flores ha rebatido con las inversiones en infraestructuras y el aumento de contrataciones entre enero marzo.
"El PP en Galicia invierte un 25 % más por persona que el PSOE en Andalucía", ha señalado.

Trabajadores del Registro Civil de A Coruña protestan contra su privatización