El área sanitaria coruñesa registra cerca de 300 paradas cardíacas al año, casi una por día

El Ideal Gallego-2018-10-17-008-7e3fffb4
|


Y es que cada vez son más a los que se les detiene este músculo que sobreviven gracias a iniciativas como la de ayer en el hospital para conmemorar el Día Europeo de la Reanimación Cardiopulmonar, donde el médico de la UCI, Fernando Mosteiro, señaló que en el área de A Coruña se producen cerca de una parada cardíaca al día, lo que suma un total de 300 a lo largo del año sobre un trozo de mapa habitado por 550.000 personas: “Muchos no llegan al hospital por demora”. El especialista recordó también un estudio que se realizó en 2006 en la zona demográfica de Madrid, en la que salía una parada cardíaca por dos millones de habitantes. 

Si esto se traslada a Galicia, serían cerca de seis diarias dado que en la comunidad viven tres millones de personas. Para los que todavía aún no practicaron la reanimación, el médico y otros voluntarios del centro recordaron las principales premisas a llevar a cabo, que pasan por golpearle en el pecho al afectado y comprobar si respira. Si no lo hace, antes de empezar con las comprensiones, es conveniente avisar al 112. Lo ideal es presionarle cien veces por minuto y dejar a otro que siga a los tres minutos “para que no se fatigue”. 

Con las manos entrelazadas, se usa la dominante debajo y en un ángulo recto se dirige la fuerza con todo el cuerpo hacia el punto que está en la parte inferior del esternón: “Se hunde sobre cinco centímetros”. Mosteiro señaló que pide bastante velocidad, por lo que recomendó cantar el tema de Bee Gees “Stayin alive” o la “Macarena”, de Los del Río, porque esto ayuda a no perder el ritmo, algo importante si se tiene en cuenta que cuatro minutos sin riego supone daños en el cerebro: “A los diez se producen secuelas y lesiones de las que ya no se va a poder recuperar e incluso sobrevivir”. Frente a los que prefieren no tocarlo, Mosteiro aclara que de eso dependerá que siga vivo o no y aunque las ventilaciones se deberían combinar con las comprensiones en el pecho, el boca a boca es más secundario. Lo importante es lo primero, sobre todo, si solo está una persona al frente. 

El doctor Mosteiro añadió que el tema de los desfibriladores es una cuestión de tiempo, pero que en todo caso, las áreas comerciales y los gimnasios lo tienen ya instaurado como parte del mobiliario. Falta que las pequeñas empresas adquieran el aparato. 

La jornada también llegó a colegios como el Liceo la Paz, donde los pequeños practicaron la Reanimación Cardiopulmonar (RCP) como la lección del día.

El área sanitaria coruñesa registra cerca de 300 paradas cardíacas al año, casi una por día