Varios heridos más ingresan en las áreas especializadas del hospital coruñés

el hospital coruñés no descarta recibir a más víctimas, pero por cuestiones de “proximidad” quintana
|

El hospital Clínico de Santiago conserva el rango de centro neurálgico del operativo sanitario derivado del accidente del Alvia que cubría la ruta Madrid-Ferrol del pasado miércoles, pero a medida que pasa el tiempo el centro está derivando a más víctimas al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac). Según el último parte aportado por la instalación, ayer permanecían ingresadas un total de siete personas, algunas de las cuales son vecinas de la ciudad.
A media tarde, fuentes vinculadas al Sergas indicaron que el hospital coruñés atendía a siete pasajeros del tren, tres de los cuales habían sido trasladados desde otros hospitales gallegos en las últimas horas.
Si tras producirse el accidente se produjeron seis ingresos de urgencia –de los que tres recibieron el alta durante esa madrugada–, el jueves a última hora el Ayuntamiento indicaba que los facultativos habían atendido a un total de ocho pasajeros, incluidos los que ya habían salido del complejo.
Así, en la noche quedaban cinco heridos ingresados, una de ellas en observación para prevenir posibles efectos del siniestro que no fueran visibles en un primer momento. Finalmente, a lo largo de la jornada de ayer esa persona recibió el alta, si bien en vez de reducirse, la cifra de atendidos se elevó hasta los siete debido a los traslados.

estables
“Los heridos están en las unidades de lesionados medulares y quemados y hay otro en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)”, informan desde el Chuac. Según otras fuentes, la plantilla del área de Cirugía atendía también ayer a otra pasajera del tren que presentaba graves lesiones en la cara. Todos los afectados permanecían estables dentro de la gravedad.
Aunque no se aportarán más datos oficiales hasta hoy, las mismas fuentes no descartaban que a lo largo de la jornada de ayer pudiesen llegar nuevas víctimas del accidente para ocupar una cama en los distintos servicios sanitarios: “Hay un goteo incesante, pero al principio trasladaban a la gente por gravedad y ahora es por temas de proximidad, porque si no estuvieran estables no se podrían mover en las ambulancias”. Es decir, que algunas de las víctimas naturales o residentes en A Coruña están pidiendo cambiar de centro hospitalario para estar más cerca de su casa y de sus familiares.
En todo caso, y según confirman desde el hospital coruñés, si se sigue derivando a viajeros a la ciudad “lo normal es que no sean graves, sino que ya puedan ingresar en planta”, a diferencia de la mayoría de pacientes que estaban siendo atendidos al cierre de esta edición.
Además, al menos una docena de coruñeses permanecen repartidos por distintos hospitales gallegos. Otros de los pasajeros  solo sufrieron heridas leves, como es el caso, por ejemplo, de un joven de Arteixo con una fractura en un brazo, o de otro hombre residente en Betanzos que tiene una pierna rota y han podido volver realmente a sus hogares.
En cuanto a los coruñeses fallecidos, la cifra de once personas sigue siendo la oficial. No obstante, los forenses aún no han concluido las identificaciones.

Varios heridos más ingresan en las áreas especializadas del hospital coruñés