Arteixo-Calvelo admite que la rotonda a dos niveles de Sabón dará fluidez al tráfico solo 20 años

|

El Ideal Gallego-2011-06-21-018-adce5b46

  fran moar > arteixo

  El alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, admite que el proyecto de reforma de la glorieta de Sabón, que consiste en una infraestructura a dos niveles, sólo dará fluidez al tráfico durante 20 años.
No obstante, el nuevo mandatario local arteixán considera que este hecho no supone un perjuicio porque la iniciativa, que la Consellería de Infraestructuras tiene previsto comenzar a realizar el próximo año, evitará que las obras durante un período amplio de tiempo.
Asimismo, Calvelo aboga por reducir el tráfico por el centro del casco urbano de Arteixo con la construcción de circunvalaciones, por lo que los 20 años le parecen un período suficiente para que se realice un vial que externalice el tráfico rodado.
Calvelo realiza estas manifestaciones seis meses después de que el conselleiro Agustín Hernández presentase el proyecto de reforma de la rotonda de Sabón.
El responsable de Infraestructuras explicaba, durante una visita que realizó a la Asociación de Empresarios del Polígono de Sabón, que durante los tres primeros meses de este año se iba a proceder a la exposición pública del texto y al mismo tiempo finalizaría la redacción del proyecto.
Ya durante el verano, cuyo inició tendrá lugar a lo largo de la jornada de hoy, tendrá lugar el proceso expropiatorio de las fincas afectadas por las obras.
Una vez concluido el trámite anterior, en 2012, se iniciará la construcción de una rotonda diseñada en dos niveles.
La estructura elevada asumirá el tráfico procedente de la carretera AC-552, el vial que enlaza Arteixo con A Coruña por Vilarrodís, con el acceso norte al polígono de Sabón, además del procedente de la AC-551, donde desembocan la A-6 y la AG-55, con el complejo empresarial de Arteixo.
A esta actuación, los redactores han decidido realizar otras dos obras complementarias. En la AC-551 se realizará un desdoblamiento que se iniciará una vez que se termine el enlace del polígono de Morás. El vial pasará a tener dos calzadas de dos carriles separados por una mediana.
En segundo lugar, se encuentra la creación de una vía lenta en el sentido de entrada al polígono de Sabón en sus 900 primeros metros. Se trata de la conexión de la zona sur de Sabón y la glorieta (AC-0394). En este caso, el trazado no está todavía definido ya que habrá que esperar a que los ingenieros decidan cuál es la mejor solución a la problemática que presenta el río de O Seixedo.

Facilitar el tránsito > El titular de Infraestructuras de la Xunta también aclaró que el paso elevado que dará continuidad a la AC-552, facilitará el tránsito a los usuarios que vayan desde A Coruña o Arteixo, al no tener que pasar por la glorieta.
Tendrá esta infraestructura una longitud de 262 metros y una plataforma de once metros repartidos en dos carriles de 3,5 metros de ancho y sendas aceras de un metro y medio.
Al igual que ahora defiende Carlos Calvelo, Agustín Hernández consideraba en enero que esta solución presenta una serie de ventajas frente al proyecto de tres niveles.
“Permitirá una ejecución más sencilla y rápida, con menor incidencia en el tráfico existente durante la ejecución de las obras y, por tanto, una optimización de la fecha de puesta en servicio”, afirmaba el conselleiro, al tiempo que consideraba que tendría una menor afección tanto a los servicios municipales y de suministro como de las propiedades privadas de la zona, lo que se traduce en una minimización de las expropiaciones.

Coste > El departamento que dirige Agustín Hernández también defiende el proyecto porque, según fuentes de Infraestructuras, el coste será sensiblemente menor. Frente a los trece millones de euros que costaría la rotonda a tres niveles, la infraestructura supone una inversión de dos millones menos.
El proyecto presentado por el responsable de Infraestructuras no satisfizó, sin embargo, a todos los miembros del anterior ejecutivo local. Mientras que la exalcaldesa Pilar Souto lo consideraba una “buena nueva” para el exedil Xosé Márquez no es una panacea.


 

Arteixo-Calvelo admite que la rotonda a dos niveles de Sabón dará fluidez al tráfico solo 20 años