El Gobierno asume que no podrá impedir que Franco sea enterrado en la Almudena

GRAF8744. MADRID, 03/10/2018.- Fotografía de archivo (19/03/2001), de una vista general de las naves del interior de la cripta de estilo románico de la Catedral de la Almudena, que alberga veinte capillas y más de un centenar de nicho
|

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, afirmó ayer que el Ejecutivo “no puede hacer nada más que respetar” si la familia Franco decide enterrar los restos del dictador en la cripta de la catedral de la Almudena de Madrid una vez que sean exhumados del Valle de los Caídos.


Calvo se refirió a la controversia sobre el destino del cadáver de Franco en una conversación informal con periodistas en la recepción del Palacio Real con motivo de la Fiesta Nacional.

“No depende de nosotros. No podemos decidir a dónde van los restos. Estamos hablando de unos restos humanos, aunque sean de un dictador”, comentó la vicepresidenta.


La familia de Franco ha comunicado al Gobierno que en caso de que se lleve a cabo la exhumación, en contra de su voluntad, trasladará los restos a la cripta de la catedral de Madrid para que sean inhumados junto a los de la hija del dictador y su esposo.

Calvo recordó que esa zona subterránea de la Almudena es un lugar privado que depende de la Iglesia y sobre la que el Gobierno no puede ejercer ninguna potestad.

“¿Voy a decirle a la Iglesia que puede o no puede hacer? La Iglesia sabe lo que quiere y lo que no, lo que puede y lo que no, lo que debe y lo que no”, señaló la también ministra de Igualdad.
A su juicio, el Gobierno fue “inmaculado” a la hora de abordar este caso con la ley en la mano, y añadió que no han tratado con la Iglesia a dónde se va a trasladar la sepultura de Franco, ni tampoco con los familiares.

Calvo concretó que el próximo día 29 hará una visita al Vaticano para reunirse con el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, pero insistió en que no se abordará el asunto de Franco. Apuntó también que hay “muchas cosas” en la agenda bilateral que el Gobierno quiere tratar con el Vaticano.

El Gobierno asume que no podrá impedir que Franco sea enterrado en la Almudena