El salario del alcalde se convierte en la principal polémica en el primer pleno con el nuevo gobierno

|

El Ideal Gallego-2011-07-08-002-05bbea7c

  c.r. > a coruña

  El orden del día del pleno extraordinario de ayer tenía por objetivo establecer el marco de actuación del nuevo gobierno local con el nuevo organigrama, la composición de las comisiones informativas y asistencias otorgadas a cada grupo y las retribuciones, entre otros. Precisamente este último punto fue de los más polémicos puesto que la oposición cargó contra el nuevo alcalde por los más de 70.000 euros que cobrará al año. La cifra no está clara porque mientras que el ejecutivo municipal a los medios habla de 70.938 euros, la oposición eleva la cifra a los 76.216, según el portavoz del BNG, Xosé Manuel Carril, solo 270 euros menos al año que el salario del presidente de la Xunta.
Carril tachaba de “desorbitada” la cifra mientras que la representante del PSOE, Mar Barcón, alertaba de que Carlos Negreira será “el alcalde que en 28 años más le va a acostar a la ciudad”. Por su parte, el Partido Popular se defiende recordando que no ha modificado los salarios establecidos por el anterior gobierno en 2007, pero Losada no recibía esta partida porque cobraba como senador. Como consecuencia de la orden del Gobierno central se produjo una rebaja del 10% el año pasado y Flores defiende que este año será como si se aplicase otro descenso de entre el 5 o el 10% al no aplicarse la variación del IPC.
Para la oposición no es suficiente, de hecho, en el pleno Esquerda Unida solicitó una bajada del 25% en los salarios y Carril también reclamó una rebaja, aunque no concretó de cuanto. “Este salario non casa ben coa austeridade que tanto predica o PP, non caixa coa rebaixa salarial de alcaldes e concelleiros da campaña electoral do PP”, criticaba el nacionalista, en referencia a las cifras aportadas por Flores sobre el ahorro que ha ejercido ya este gobierno municipal.  
El Ayuntamiento asegura que ahorrará 3,3 millones al reducir las tenencias de alcaldía de 15 a 5 y el número de asesores de 30 a 18, pero los socialistas creen que esta rebaja se está haciendo “a costa de la oposición”.
“Esto no es el reino de la austeridad, sino el gobierno de la opacidad”, denunciaba Barcón, en referencia a que el ejecutivo ha decidido otorgar un trabajador a cada grupo, algo que todos consideraron insuficiente. Así, este punto sobre retribuciones y asesores solo contó con el voto a favor del PP. El PSOE se abstuvo mientras que EU y BNG votaron en contra.
El gobierno acusa a la oposición de costar un 44% más que en el anterior mandato, pero el único edil de EU, César Santiso, recuerda que la comparativa no es válida, puesto que ahora existe un nuevo grupo municipal que necesita de recursos, como el resto, para ejecutar su labor. Santiso habla de un “reparto inxusto” al ser el único partido sin ningún tipo de dedicación para su concejal.

Comisiones > La otra gran polémica de la sesión se relacionó con las comisiones informativas del pleno. El PP propuso que un miembro de cada partido con voto ponderado compusiera las cuatro que se crearán en este mandato: la de Honores y Sugerencias, la de Medio Ambiente, Territorio y Movilidad, la de Hacienda y la de Asuntos Sociales.
El resto de partidos ven “lagunas” en esta distribución, pero el PSOE fue el más crítico, puesto que considera que se han creado pocas comisiones con el objetivo  de que la oposición no pueda administrar correctamente todos los asuntos que van al pleno. “Es imposible que una sola persona en la oposición pueda gestionar todos los asuntos de una concejalía como la de Martín Fernández Prado –Medio Ambiente, Infraestructuras y Territorio–”, denuncia Barcón, que la compara con la consellería que dirige Agustín Hernández en la Xunta.
El Ayuntamiento, por su parte, se compromete a incrementar la transparencia, respecto al anterior mandato, y a facilitar la información con tiempo suficiente al resto de grupos para preparar las sesiones plenarias.


 

El salario del alcalde se convierte en la principal polémica en el primer pleno con el nuevo gobierno