Arte que nace “contra viento y madera”

El Ideal Gallego-2014-09-03-017-38384da7
|

La galería Arte-Imagen renueva hoy a las 20.00 horas sus paredes con las marinas de Antón Sobral, que se alían en tierra con las esculturas del coruñés Enrique Tenreiro en una última etapa más suave. Donde la policromía se tiñe de colores amables. Son parcelas pintadas de rosa y celeste que hablan en positivo después de una época más desgarradora. 
El creador dice que la muestra “Contra vento e madeira” se complementa muy bien porque de alguna forma los trozos de mar que el pontevedrés pesca con el pincel van en la misma onda que sus piezas de madera, que sin querer parecen olas que rompen en la orilla. 
Sus redondeces llevan al curioso a completar el mensaje que también tiene su punto de bravura. Y es que el artista cuenta que la rebeldía los une. A Sobral, porque debajo de esa apariencia tranquila, con ese porte que respira del Atlántico por los cuatro costados, está un espíritu libre que se rebela. Igual que Tenreiro, que no deja de expresar con madera lo que le pide el cuerpo. Esta vez, el resultado habla de un estado anímico distinto. Más esperanzador y alegre. 
Por eso, trabaja las curvas y sus obras son menos angulosas. En su forma de contar emociones entran en juego el roble, el ciprés y el castaño, que son las que mejor moldea con sus manos. De su última tanda de criaturas, Enrique escoge diez que comparten espacio en la sala de Ramón y Cajal con otras veinte marinas donde las brumas se confunden con el mar y el cielo. 
Dice Tenreiro que Sobral lleva toda la vida retratando el océano. Quizá por eso sus cuadros salpican en una exposición que viene de Santiago y que recalará en Ferrol. Recorrerá Galicia como una forma de acercar la naturaleza a la ciudad. En bandeja.
En A Coruña se podrá ver hasta el 10. Siete días para recrearse en las composiciones de un veterano que ha decidido convivir con las formas caprichosas a las que el escultor da vida. En una carrera que no deja de evolucionar. “Contra vento e madeira” no deja de ser por tanto una declaración de intenciones de una pareja de hecho que alimenta las miradas de lo abstracto y lo figurativo. Como un tándem perfecto, la muestra permite serpentear en medio del océano con los pies en el firme a través de lienzos grandes y pequeños. Para conocer el repertorio más nuevo de un creador que como Sobral, no tiene miedo a nada. Su valentía  se cubre ahora de tonalidades pastel. n

Arte que nace “contra viento y madera”